Habitaciones de hotel en Viena con vistas a un concierto lírico

Viena (AFP) -

Desertado por los turistas, un hotel de Viena ha transformado por una noche sus habitaciones en palcos de ópera, y su patio en escenario de concierto, para que renazca la ciudad de la música, reducida aún al silencio por el coronavirus.

Un jefe de orquesta en 'smoking', una soprano en traje largo, y salvas de aplausos: el ambiente de las noches de estreno estuvo presente el sábado para las dos cantantes líricas y el conjunto de cuerdas invitados a actuar en el hotel Zeitgeist.

El escenario: el patio interior de este moderno establecimiento. El público: los espectadores en las ventanas de unas 40 habitaciones alquiladas para esta representación.

Las reservas de pago para este primer 'concierto en las ventanas' se agotaron en tres días, explicó a la AFP el director del hotel, Andreas Purtscher.

Une forma, asegura, 'de permitir que los artistas vuelvan a actuar' y de 'quitar un poco el miedo vinculado a este período de restricciones'.

Austria ha levantado desde mediados de abril numerosas restricciones adoptadas para luchar contra la propagación del nuevo coronavirus, pero la vida cultural sigue aún detenida debido a la prohibición de congregar a más de un centenar de personas en un mismo lugar.

Para los artistas 'las oportunidades de trabajo han desaparecido de la noche a la mañana', subraya Purtscher. El director del hotel prevé organizar al menos otros tres 'conciertos en las ventanas' hasta el mes de agosto.

A su vez, los hoteles de Viena, desertados por la clientela de turistas y por los hombres de negocios, temen que en junio habrá una tasa de ocupación inferior al 10%, según la cámara de comercio de la capital austríaca.

El director del hotel Zeitgeist augura un período difícil 'de al menos un año', antes de que el sector recupere una actividad normal.