Los hermanos Barrett, de la granja familiar al sueño del Mundial

Pin It

Oita (Japón) (AFP) -

La leyenda cuenta que cuando Kevin Barrett, modesto jugador neozelandés, finalizó su carrera, declaró: 'ahora voy a fabricar algunos All Blacks'. Unos años más tarde, sus hijos Beauden, Scott y Jordie, de 28, 25 y 22 años, jugarán juntos como titulares un partido del Mundial de rugby, el miércoles contra Canadá en Oita.

'Nunca pensé que llegaría esto', cuenta el segunda línea de los Crusaders, Scott Barrett, recordando los partidos endiablados de la familia (8 hijos) en su granja de la provincia de Taranaki, al norte de Nueva Zelanda.

Y es que la historia de los hermanos Barrett está anclada en las raíces rurales del rugby neozelandés.

'En el jardín, bromeábamos y decíamos por ejemplo que tenemos esta patada a palos para ganar el Mundial. Inventábamos situaciones y ahora tenemos que pellizcarnos para decir que estamos aquí', afirmaba la semana pasada Scott, el coloso del trío, segunda línea (1,97 m, 111 kg) y ya 32 partidos internacionales con 25 años.

Granja, rugby, escuela... La vida de los hermanos Barrett se pareció durante muchos años a la de miles de pequeños neozelandeses, hasta que se instalan en 2000 en Irlanda, por motivos laborales del padre, Kevin, exjugador de la provincia de Taranaki y de los Hurricanes.

- Experiencia en Europa -

Toda la familia vive en Europa y los chicos desarrollan otras aptitudes, sobre todo en el aspecto físico, jugando el deporte local, el fútbol gaélico.

Al regresar a Nueva Zelanda, unos años más tarde, retoman sus partidos en el jardín, continúan su progresión, hasta vestir juntos la camiseta de los All Blacks en su amplia victoria frente a Francia (52-11) el 9 de junio de 2018 en Auckland.

Y el miércoles, serán alineados juntos por séptima vez. Pero en esta ocasión será la primera que tres hermanos representarán a los All Blacks en un mismo partido en un Mundial.

Imitarán de esta manera a los hermanos Vunipola (Elisi, Manu y Fe'ao) titulares con Tonga frente a Escocia en 1995. Y a los hermanos Pisi (Tusi, Ken y George), que jugaron juntos en 2015 con Samoa frente a Sudáfrica y Escocia, pero sin haber sido titulares los tres al mismo tiempo.

'Entre los ocho hermanos, cuando íbamos creciendo, cada uno iba tomando una vía diferente y es increíble estar aquí juntos y lograr el sueño que compartíamos de jugar con los All Blacks. Y no hay nada mejor que un Mundial', señala Beauden Barrett.

- Beauden, el pionero -

Beauden, que juega en los Blues, es la estrella. Fue el primero en llegar a los All Blacks, en 2012. Campeón del mundo en 2015, es, a sus 28 años, el que tiene más partidos internacionales entre los tres (79).

Elegido mejor apertura del mundo en 2016 y en 2017, Beauden se ha recolocado desde entonces como fullback. Y Jordie, de 22 años, 12 partidos internacionales, el más joven de los tres, lo observa con admiración.

'Hace poco, estábamos en el aeropuerto, y todo el mundo gritaba el nombre de Beauden. Nos mirábamos Scott y yo asombrados', cuenta.

'Todo el mundo en el equipo sabe que hay expectativas alrededor de él, pero todo esto es bueno'.

Alineado como wing, Jordie, de los Hurricanes, admite que no puede llamar a su hermano de otra forma que 'Beaudy'.

'Habría repercusiones si le llamara de otra forma'. Seguramente, arreglaría cuentas en el jardín de la granja familiar, al pie del monte Taranaki, como en los viejos tiempos.

Pin It