Las mil y una maneras de cruzar el canal de la Mancha

Pin It

París (AFP) -

En avión, en globo aerostático, en góndola o en bicicleta acuática. Aunque el francés Franky Zapata fracasó el jueves en su intento de cruzar el canal de la Mancha en una tabla voladora, otros pioneros lograron recorrer esta zona marítima que separa Francia de Reino Unido.

- En globo -

El 7 de enero de 1785, el francés Jean-Pierre Blanchard y el estadounidense John Jeffries realizaron la primera travesía del canal en globo aerostático. Tras partir de Dover (Inglaterra), aterrizaron tres horas más tarde sobre un árbol en el bosque de Guines, cerca de Boulogne-sur-Mer (Francia).

Doscientos veinticinco años más tarde, un aventurero, también estadounidense, Jonathan Trappe, efectuó el cruce transportado por un ramillete de 55 globos multicolores inflados con helio.

- A nado -

Matthew Webb, un capitán de la marina mercante británica, realizó por primera vez el cruce a nado el 25 de agosto de 1875, en un tiempo de 21 horas y 45 minutos. La estadounidense Gertrude Ederle fue la primera mujer en hacerlo, en 1926, en 14 horas y 31 minutos.

El 18 de septiembre de 2010, Philippe Croizon, un francés de 42 años amputado de las cuatro extremidades, atravesó el canal en aproximadamente 13 horas, gracias a prótesis equipadas con patas de rana adheridas a los muñones de sus piernas.

- En avión -

El 25 de julio de 1909, el constructor y aviador francés Louis Blériot, despegó desde Calais, y aterrizó en Dover tras 37 minutos de vuelo a bordo del 'Blériot XI'. Además de un premio de 1.000 libras esterlinas ofrecido por el diario británico Daily Mail, esta hazaña permitió al fabricante llenar su agenda de pedidos de aeronaves.

Setenta años más tarde, el estadounidense Brian Allen, de 26 años, lo imitó pero con un avión a pedales. Por su parte, dos jubilados británicos, Douglas Penn y Ann Jackson, lo lograron en 1988 parados sobre un ala de avión.

- Sobre el agua -

El 25 de julio de 1959, el comandante británico Peter Lamb efectuó el primer cruce al mando de un prototipo monoplaza de aerodeslizador, un ingenio que se desplaza sobre un colchón de aire a unos 20 cm por encima de las crestas de las olas.

En 1986, los franceses Dominique Vaast y Francois Bocquet, de 28 y 21 años, respectivamente, recorrieron los 200 km que separan Portsmouth de Le Havre en un kayak biplaza. Su marca: 26 horas y 5 minutos.

En 1987, Steve Butterworth, un británico de 30 años de edad sin una pierna, conectó Francia con Inglaterra en un monoesquí equipado con un pequeño motor fuera de borda.

Vittorio Orio, un veneciano de 60 años, hizo el cruce Dover-Calais en góndola en 2001.

En 1984, Rick y Stephen Cooper, dos hermanos británicos, de 26 y 30 años, completaron el mismo viaje en un bote a pedal en poco más de ocho horas.

Yvon Le Caer, un arquitecto francés de 40 años, desembarcó en Poole el 10 de septiembre de 1985 en su 'acuaciclo', una embarcación que fabricó montando una bicicleta sobre flotadores, en 16 horas y 42 minutos desde Cherburgo.

- En paracaídas -

En 1988, Yves Marre, un inventor francés de 37 años atravesó el canal de la Mancha en un parapente motorizado de su fabricación, llamado 'Propulsar'. Agentes de aduana británicos lo detuvieron al aterrizar en un campo cerca de Dover, pero enseguida lo liberaron. Marre reivindicó el primer cruce con un dispositivo que despega y aterriza con los pies.

Once años después, Thierry Demonfort y Bertrand de Gaullier, dos oficiales franceses de 34 y 36 años, realizaron la primera travesía en tándem en paracaídas, llegando a Calais en sólo 25 minutos tras haber sido lanzados desde 8.000 metros de altitud sobre Dover.

El 31 de julio de 2003, el austríaco Félix Baumgartner, de 34 años, atravesó la Mancha en caída libre, equipado con un ala de carbono. Tras saltar de un avión sobre Dover, cayó a una velocidad de más de 200 km/h durante 10 minutos, para después desplegar su paracaídas sobre Cap Blanc-Nez, cerca de Calais.

Pin It