rsflogo cpj ipi insi ifex2 ifj wanifaaministia2 oea2

Hallada en Siberia una gigantesca cabeza de lobo de 32.000 años de antigüedad

Moscú (AFP) -

Una gigantesca cabeza de lobo de 32.000 años de antigüedad, con el cerebro y los dientes intactos, fue descubierta la región rusa de Siberia, anunció la Academia de Ciencias local en un comunicado.

La cabeza, recubierta de pelaje y con un aspecto parecido al de un mamut, fue hallada por un habitante el verano pasado en una zona de permafrost cerca de un río en Yakutia (Siberia oriental), según un comunicado publicado a última hora del jueves.

Entregada a la Academia de Ciencias de Yakutia, paleontólogos rusos y japoneses analizaron la cabeza y establecieron que se trata de una cabeza de lobo del Pleistoceno (Canis dirus) de 32.000 años de antigüedad.

Su dimensión, 41,5 cm de largo, corresponde a la mitad del cuerpo de un lobo actual, que mide entre 66 y 86 cm, precisa el documento.

'Esto permitió concluir que el lobo del Pleistoceno era gigantesco', agrega.

La cabeza contiene 'un cerebro intacto, y todos sus dientes están preservados', destaca el comunicado, que tilda el hallazgo de 'sensacional'.

Los tejidos y el pelaje también están intactos, según la misma fuente.

'Es la primera vez que se hallan restos de un lobo del Pleistoceno con los tejidos preservados', asegura Albert Protopopov, de la Academia de Ciencias de Yakutia, citado en el comunicado.

Add a comment

¿Y si los humanos prefirieran informarse a través de robots?

París (AFP) -

¿Y si los humanos prefirieran que los informara un robot? Algunos medios tradicionales y empresas emergentes apuestan por los 'chatbots', unos programas informáticos que proporcionan información en línea, en forma de conversación lúdica, a un público conectado.

'¿Algunas veces has llegado a mentir a tus amigos?', pregunta Jam, con un emoticono al final de la frase, a sus 'amigos' de Messenger, el sistema de mensajería de Facebook. Jam es un robot que cuenta historias para explicar la actualidad y divulgar cultura general.

La pregunta le sirve de pretexto para hablar de la vida de Romain Gary, un escritor que mistificó a los círculos literarios franceses publicando varios libros con un pseudónimo.

Creado hace tres años por una empresa emergente francesa, este 'chatbot media' intercambia mensajes con unas 150.000 personas cada día, haciendo uso también de emoticonos, memes (contenidos humorísticos virales) y otros gifs (imágenes animadas), sobre varios temas (cultura, bienestar, medio ambiente, sociedad...).

Como si se tratara de un amigo contando una anécdota, Jam puede hablar de su artista favorito o de los últimos estudios sobre las virtudes del desayuno. El 'diálogo', si se le puede llamar así, se hace a través de cuestionarios de elección múltiple, en los que el robot hace las preguntas y las respuestas.

'Dadas las posibilidades que ofrece esta tecnología, es el 'bot' el que debe dirigir la conversación, y no al revés, porque si no [la conversación] se limita muy rápidamente', explica Marjolaine Grondin, cofundadora de Jam.

Algunos medios más tradicionales también han apostado por ello: utilizar a robots para hablarle a los humanos, a través de 'conversaciones' escritas, previamente, por humanos. Es decir: utilizar los algoritmos como un intermediario entre internautas y redactores.

- 12 veces más clics -

En ocasiones, la BBC integra esas cajas de diálogo en sus artículos para contextualizar temas complicados, bajo el modelo 'saber más'. El grupo público británico programa también a robots temporales en Messenger, durante los periodos electorales, por ejemplo.

'Ofrecimos un curso express para entender el Brexit que funcionó muy bien, con un elemento diario, sin hacerle perder el tiempo a la gente', explica Grant Heinrich, desarrollador del 'News Lab', el equipo de innovación de la BBC.

'Obtenemos mejores resultados con los robots que piden su opinión al público. Por ejemplo: '¿Piensa usted que el 15, 20 o 30% de la gente es alcohólica?' [...] Esto consigue duplicar el número de personas que llegan hasta el final de la conversación'.

Gracias a esta forma de comunicar, la BBC ha podido crear audiencias a las que puede dirigirse después con informaciones locales, por ejemplo, el resultado de unas elecciones.

'La gente que recibe nuestro boletín diario a través del 'chatbot' clica unas 12 veces más de media que quienes reciben [un] correo electrónico', considera Grant Heinrch.

Con Jam, Marjolaine Grondin aspira a encontrar un modelo económico viable para los medios, en un momento en el que la prensa tradicional está golpeada por la erosión de los ingresos publicitarios, trastornados por los gigantes de internet.

Rentable desde septiembre, la empresa emergente lleva a cabo encuestas para marcas o instituciones gracias a los datos de los usuarios (anónimos) y propone crear contenidos para Jam, además de desarrollar una actividad de marca blanca para los medios que quieran tener su propio 'chatbot'.

- 'Orgulloso de mí' -

Aunque muchos portales de información tengan 'chatbots', no todos le sacan el máximo partido.

Esto es un error, según Emily Withrow, que dirige esta actividad en Quartz, un medio de información económica en línea. Para ella, 'un 'chatbot' no es un medio para traer público, sino un medio en sí mismo', dotado de sus propios autores y de contenido propio.

Desde el lanzamiento, en marzo de 2018, su equipo ha estado investigando qué prefiere el público y ha llegado a la conclusión de que a los lectores les gustan, sobre todo, los retos.

Además de conversaciones eruditas (e ilustradas) sobre los insectos parásitos o la poesía del curlin, los productores de contenidos se han especializado en proyectos como técnicas de meditación, la protección de datos o cómo hacer pan casero.

'Nos gustaría utilizar la inteligencia artificial para mejorar la proposición de contenidos apropiados para los usuarios, sin que éstos tengan que hacer el más mínimo esfuerzo', explica Emily Withrow.

De momento, ha dejado de lado la difusión de contenidos a través de altavoces conectados. 'Experimentamos un poco con Alexa [el altavoz de Amazon] pero la gente no tiene muchas ganas de escuchar voces robóticas', indica, aunque no ha descartado completamente esa idea.

Pero todo el proceso debe ceñirse a una condición importante: la tecnología debe ser transparente, imperceptible, para que el internauta tenga la sensación de haber establecido una relación con el robot.

'La gente me dice: 'sé que es tonto, sé que no es verdaderamente una persona, pero tengo ganas de que el robot esté orgulloso de mí, espero con impaciencia el momento de hablarle'', cuenta Emily Withrow.

Add a comment

'Incomestible', la cocina tradicional corta el apetito a muchos británicos

Londres (AFP) -

Anguilas en gelatina, tripa de oveja rellena de vísceras o pan de algas: estas delicias tradicionales de la cocina británica han perdido los favores de muchos consumidores, especialmente de las generaciones más jóvenes, según una encuesta de YouGov.

Junto con el pudin de carne y riñón, el hígado con cebolla, la morcilla y otras especialidades locales, estos platos ahora están clasificados como 'incomestibles' ('crap'), según un sondeo realizado a más de 6.000 personas.

Solo 6% de los encuestados dijo apreciar la anguila en gelatina, plato típico del este de Londres, mientras que el pan de algas, una especialidad galesa, lo es por el 20%.

El haggis escocés, una tripa rellena de entrañas de oveja, obtiene un 16% de aceptación.

Este cambio en los gustos es sobre todo generacional: solo 15% de los consumidores entre 18 y 24 años aprecian el hígado con cebolla, frente a 58% entre los mayores de 55 años.

Conservan el aprecio de los paladares el inevitable 'fish and chips' (pescado rebozado con patatas fritas), el sándwich de beicon, el tradicional asado de los domingos y el copioso desayuno inglés, con huevo frito, tocino, frijoles y tomate, de acuerdo con esta encuesta.

Sin embargo, el pollo tikka masala se sitúa sólo en la media, aunque muchos creían ver en este plato de origen indio el colmo de la cocina británica.

La encuesta provocó fuertes reacciones en Twitter, especialmente entre los escoceses, que se sintieron ofendidos al ver que sus platos nacionales son considerados como incomestibles. 'Inglaterra es nula', reaccionó un internauta identificado como Limmy. '¡Independencia inmediata!', twiteó otro, Michael Gibbons.

La web culinaria 'Great British Chefs' lamentaba por su parte el inmerecido desamor por el solomillo de buey estilo Wellington, envuelto en hojaldre, y la morcilla.

Add a comment

El Reloj de La Meca se convierte en una atracción turística

La Meca (Arabia Saudita) (AFP) -

Como millones de musulmanes la indonesa Cory Ireza viajó a La Meca para rezar en la Gran Mezquita, pero descubrió una atracción turística a tiro de piedra del santuario más sagrado del islam: un museo construido en el interior de un reloj gigantesco.

Ireza, su marido Dodi y sus dos hijos figuran entre los primeros en visitar este museo en el reloj más grande del mundo, situado a su vez en lo alto de la tercera torre más alta del planeta.

Desde él se ve la Kaaba, estructura cúbica negra en el interior de la Gran Mezquita, hacia la que se orientan los musulmanes cuando rezan.

El Museo de la Torre del Reloj fue inaugurado hace apenas un mes y alberga una colección de maquetas y estructuras sobre las galaxias.

'Este museo nos permite realizar además de oraciones, actividades de ocio en familia', declaró a la AFP Cory Ireza.

'Es muy emocionante', añadió su marido mirando los miles de fieles que giran alrededor de la Kaaba, de unos 600 metros de alto.

Otras decenas de visitantes disfrutan de la vista panorámica de la mezquita y de la ciudad santa desde detrás de un cierre metálico. Toman fotos de los fieles, de la Kaaba y de las montañas de los alrededores.

- Monumental -

El Reloj de La Meca tiene cuatro cuadrantes, de 43 metros por 43 cada uno, y pesa unas 36.000 toneladas. Es 35 veces más grande que el Big Ben de Londres.

Está dotado de un sistema de protección contra las inclemencias climáticas, como la lluvia, las tormentas de arena y el viento, y está cubierto de unos 100 millones de teselas de vidrio (piezas que forman un mosaico).

La Torre del Reloj es el principal edificio de un complejo de siete rascacielos que incluye unas 3.000 habitaciones de hotel y apartamentos.

El complejo, llamado Abraj Al Bait (Torres de la Kaaba) costó miles de millones de dólares y fue construido en el lugar de la fortaleza otomana de Ajyad en 2002, cuya demolición provocó una crisis diplomática entre Arabia Saudita y Turquía.

Fue construido por el grupo Binladin, de la familia de Osama bin laden (el fundador de Al Qaida), con problemas financieros desde hace años.

El reloj tiene una aguja de 128 metros con una media luna dorada de 23 metros de alto.

Amro Mohammed Masadi llegó del sur de Arabia para verlo y quedó impresionado.

'Al principio pensaba que sólo era un reloj con agujas (...) pero me encontré con una obra grandiosa. Aprendí cosas sobre la edad del universo, las galaxias y demás', afirma este yemení a la AFP.

En la primera planta, los visitantes descubren el universo con ilustraciones sonoras y la segunda está dedicada al sol.

En la tercera los visitantes descubren los distintos instrumentos y métodos usados para determinar la hora y, en la última, el balcón que da a la Gran Mezquita cuenta cómo se construyó el Reloj de La Meca.

- 30 millones de peregrinos -

'En el colegio nos enseñaron cosas generales sobre la Vía Láctea y el sistema solar pero aquí aprendí mucho', dijo Masadi.

Nada más escuchar el llamado a la oración, este y otros visitantes se alinean detrás del cierre para los rezos de media jornada.

Alrededor de 21.000 lámparas verdes y blancas parpadean en lo alto del reloj para avisar de las cinco oraciones del día. Se ven a 30 km de distancia. Dos millones de lámparas LED iluminan el reloj.

La fundación MISK, apadrinada por el poderoso príncipe heredero Mohamed bin Salmán gestiona el museo que, según su director Yaseen Almleaky, recibe la visita de 1.200 personas a diario.

Dentro de un año, para el próximo ramadán, se podrá observar desde el museo la luna creciente que da comienzo al mes de ayuno musulmán, según Almleaky.

El plan de desarrollo Vision 2030 del príncipe Mohamed se propone atraer a 30 millones de peregrinos a La Meca todos los años a partir de esa fecha.

Add a comment

En China, los jóvenes ponen de moda el 'hanfu', el traje tradicional

Pekín (AFP) -

Ataviada con una larga túnica tradicional en pleno metro de Pekín, Xiao Hang parece haberse teletransportado desde la antigua China. Como ella, muchos jóvenes desafían las miradas de extrañeza y visten hoy con orgullo el traje nacional.

Con el desarrollo económico iniciado en los años 1980, los chinos se fueron convirtiendo progresivamente a la moda occidental, pero un movimiento de renacimiento del 'hanfu' surgió hace unos años.

El nombre del traje significa, literalmente, 'el vestido de los Han' (la etnia mayoritaria de China, a la que pertenece un 92% de la población). La prenda cuenta con el apoyo del gobierno, que quiere promover la cultura tradicional, y de un movimiento de búsqueda de la identidad china que va ganando terreno frente a la modernización del país.

El éxito de las series televisivas ambientadas en la antigua China también contribuyó al auge de la prenda. Una reciente telenovela histórica acumuló 400 millones de visionados en tres días de difusión.

No hay un solo tipo de 'hanfu', pues cada una de las dinastías dominadas por los Han, que se sucedieron a lo largo de los 5.000 años de historia china, lo asoció a un estilo diferente.

Pero, en general, tanto para hombres como para mujeres, se trata de trajes amplios que se enrollan alrededor del cuerpo, con mangas que llegan hasta las rodillas.

'Cuando éramos pequeñas, nos cubríamos con sábanas para hacer como si lleváramos ropa bonita', cuenta, sonriendo, Xiao Hang, de 30 años.

Exempleada de una fábrica de maquinaria, la joven es actualmente diseñadora y tiene una tienda especializada en 'hanfus'. Viste a sus clientes para sesiones privadas de fotos y organiza bodas temáticas.

- Mangas y comunismo -

Los amantes de la vestimenta tradicional se hallan en todos los grupos sociales, desde los fanáticos de los mangas a los de la historia, pasando por los jóvenes profesionales o los estudiantes.

Yang Jiaming, un estudiante de secundaria de Pekín, luce orgulloso su traje bajo el uniforme escolar. 'Los dos tercios de mi armario son 'hanfus'', explica, vestido con una túnica de color beis y botas negras, típicas de la dinastía Tang (618-907).

El traje tradicional, denigrado durante las primeras décadas que siguieron a la fundación de la República Popular (1949), con el ánimo de rechazar el pasado imperial, ha ido recuperando su prestigio perdido, mientras que el presidente Xi Jinping apoya el renacimiento del patrimonio cultural Han.

En abril, la Liga de las Juventudes Comunistas organizó una conferencia de dos días sobre los trajes de las diferentes etnias chinas.

El traje es 'la base de una cultura', declara a la AFP Jiang Xue, miembro de Mowutianxia, un club pequinés de amantes del 'hanfu'.

'Si como pueblo y como país ni siquiera conocemos nuestros propios trajes tradicionales o no los llevamos, ¿qué credibilidad tenemos para hablar de otros elementos esenciales de nuestra cultura?', se pregunta.

Aún así, llevar ese atuendo en la vida diaria dista mucho de formar parte de las costumbres chinas.

En marzo, dos estudiantes de una facultad de medicina de Shijiazhuang (norte) fueron amenazados de expulsión, según la prensa, por vestir un 'hanfu' dentro del establecimiento. Un responsable de la facultad habría considerado que era un 'atuendo excéntrico' y que quienes lo llevaban eran 'perturbados mentales', según las declaraciones de los alumnos a la prensa.

- 'Verdaderamente incómoda' -

Otros chinos comentan que han sentido vergüenza al llevar el 'hanfu' en público por las miradas de extrañeza de la gente.

'Me sentí verdaderamente incómoda al llevar un 'hanfu' en plena calle', explica a la AFP Chang Xia, una guionista de 37 años que probó la experiencia el año pasado.

Hay quien relaciona el auge del traje tradicional con un repunte del nacionalismo Han.

Muchos amantes del 'hanfu' rechazan el 'qipao', el famoso vestido chino ajustado de cuello alto, que popularizaron las actrices del Shanghái de los años 1920, y que todavía hoy se sigue llevando, sobre todo en bodas. ¿Y eso por qué? Pues porque el vestido nació durante la dinastía Qing (1636-1912), cuando una etnia que no era Han, la de los manchúes, considerados invasores, dirigía el país con mano dura.

'Algunos consideran que el 'qipao' no representa suficientemente a China. Hay implicaciones nacionalistas en ello', declara a la AFP Gong Pengcheng, especialista en historia de la indumentaria.

No obstante, Yang Jiaming asegura que la idea no es imponer el traje a los demás, sino que se trata, 'simplemente, de poder llevar nuestra vestimenta tradicional, como lo hacen muchas minorías étnicas en China'.

Add a comment