El enfriamiento de las relaciones entre Panamá y China

Pin It

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- No hay peor ciego que el que no quiere ver. 

Haber establecido relaciones diplomáticas con la República Popular de China nos ha traído animadversión de parte de los Estados Unidos. 

Es como si una decisión de esa magnitud no seria posible para un país pequeño como el nuestro sin el consentimiento de Atenas. 

Somos así como una pequeña ciudad-Estado en la Liga de Delios sujetos a la hegemonía de Atenas.

Nuestras decisiones políticas nos someten a amenazas y a las consecuencias por el ejercicio de nuestros actos soberanos. 

Hay que tener valor y pagar las consecuencias si deseamos ser libres. 

Y hoy hay mayor oportunidad para los Estados en gozar de libertades en sus decisiones soberanas. 

El Imperio tiene sus propias reglas y su garrote para aconductar a quienes dentro de sus valores “democráticos y libertarios” no comulgan con algunas de sus decisiones. 

Imperio y Democracia, Sumisión y Libertad son términos que conjugan siempre y cuando nos sometamos a los supuestos paladines del mundo occidental. 

La sustitución del Tratado de Libre Comercio conocido como NAFTA por el nuevo Acuerdo USMCA (EUA Mexico y Canadá) incluye una nueva cláusula donde se requiere de las partes notificar a los EUA de cualquier negociación comercial con países de economía no sujetas al mercado. Definición que se refiere a la República Popular de China. 

Específicamente. En otros términos quienes quieran buenos términos comerciales con los Estados Unidos deberán poner a los Estados Unidos Primero y de esa forma convertirse en clientes con manos atadas.

Y de eso se desprende en mi opinión con Panamá y las reiteradas visitas de personeros de Estados Unidos a nuestro país. 

Si desean tener el sistema monetario dolarizado, las corresponsalías bancarias, evitar la mala publicidad de jurisdicción opaca, evitar las sanciones que podemos imponer es mejor que se alineen a nuestras políticas.

Lo que es bueno para los Estados Unidos no es necesariamente bueno para Panamá.

El enfriamiento de las relaciones entre Panamá y China tiene consecuencias económicas. Se ha detenido el proceso de negociación de un tratado de libre comercio con China. 

Se han paralizado obras de infraestructura con empresas chinas. El estudio sobre la viabilidad de un Tren a Chiriquí ni siquiera a recibido la atención del gobierno de turno.

Hay temor en mi opinión sobre las consecuencias que se podrían producir por este paso significativo dado por Panamá a favor de la segunda economía más importante del mundo.

Es un importante socio comercial, un usuario importante del Canal de Panamá, presencia china por más de ciento cincuenta años en territorio panameño.

Por qué nuestro socio tradicional Estados Unidos nos pone trabas en el desarrollo de una sana relación económica, cultural, educativa y social con la nación más poblada del mundo.

Estamos siendo víctimas como muchos otros países de los temores generados por el establishment norteamericano sobre su futura imposibilidad de conformar al mundo de acuerdo a sus propios intereses. De eso se trata.

https://www.facebook.com/notes/la-bitacora/el-enfriamiento-de-las-relaciones-entre-panamá-y-china/2543483079023549/

Pin It

Panamá, Estados Unidos, Ebrahim Asvat