Comunicar e informar en la era de los Social Media Workers

Pin It

ZETA, (JAMES APARICIO).- Desde 1980 cuando la UNESCO dio a conocer el Informe McBride (un solo mundo, voces múltiples) y se difudieron los conceptos teóricos de McLuhan sobre la educación, la tecnología y la comunición, la democratización de la información es una realidad.

En estos tiempos en los cuales los ciudadanos exigen transparencia y lo quieren saber todo, las prohibiciones en nombre de la Seguridad Nacional, Secretros de Estado o discrecionalidads de los gobiernos, está en posición de jaque mate.

El irlandés Sean McBride introdujo una discusión mundial sobre el impacto que tendría la tecnología (entonces llamada informática), el acceso de los países pobres y subdesarrollados a ella y su derecho a construir arquitecturas comunicacionales propias, en una época donde capitalismo, comunismo, dictaduras y regímenes autoritarios se imponían y definíanlos modelos políticos y económicos.

Para el canadiense Marchal McLuhan, y su afirmación de "el medio es el mensaje", el intercambio de información, y el uso de la tecnología para la educación, abrieron el camino para entender lo que vivimos hoy.

Presidentes informando sobre asuntos de Estado en tuiter,figuras públicas dando a conocer su vida íntima en Instagram y radicales difundiendo la ideología del terror en Facebook, se han convertido en realidades que desafían las reglas establecidas durante gran parte del siglo XX.

Hace veinticinco años, el acceso a la información pública o privada de los "personajes" relevantes del gobierno, sector privado, espectáculo e inclusive del propio periodismo profesional, estaban restringidas.

Los "topos", disidentes o demócratas con una pizca de preocupación se convertían en fuentes anónimas del periodismo o de la comunicación formal y tradicional.

El cibernauta, el obligado usuario de las redes sociales, abandono el correo electrónico, por plataformas a las cuáles se accede con facilidad y se manejan, en tiempo real, desde un dispositivo móvil celular, sin mayores contratiempo que tener acceso a internet.

Una gran falla de los políticos, es creer que la información se puede esconder.

Todo, en los tiempos que vivimos deja rastros y tiene su huella.

Es por eso que la transparencia es la mejor herramienta para tener éxito comunicando, sobretodo si se trata de asuntos públicos.

Las redes sociales trajeron el acceso en segundos, pero también nos planean los desafios de la información oportuna, la desinformación y la percepción que está crea con pocas palabras, un comentario, foto, meme o video.

En los últimos diez años, los gobiernos y muchos miembros de la clase política fracasaron en su propósito de informar porque no tuvieron una estrategia y por supuesto una planificaci´n.

La comunicación e información de los asuntos públicos no es un acto de buena fe.

Por el contrario, se diseñan. En eso no ha cambiando ni la teoría, forma o técnica.

Cuando un país, marcado por la pluralidad, recibe información a tiempo, bien explicada y sin manipulaciones, la posibilidad de una opinión adversa se reduce.

Hoy, existen los medios tradicionales, todavía poderosos o influyentes porque se convierten en guiones, bitácoras con agendas informativas; los comentaristas, reporteros, corresponsales de prensa extranjera, fotógrafos, caricaturistas, camarógrafos y una nueva generaación que accede a sitios en las redes sociales, que informan, critica, censuran y someten a un feroz sarcasmo, todo lo que nos rodea.

Son los Social Media Workers, sin los parámetros que se impuso el periodisma profesional y  en la gran mayoría de los casos sin límites, aunque lo que divulguen o publiquen cause un daño irreversible, injustificado o innecesario.

Treinta y nueve años después del informe McBride y de la difusión masiva de los conocimientos y de McLuhan y otros teóricos y académicos, pasamos del control mediático a una apertura sin control.

Eso es bueno y tambien es malo, porque siempre deben existir limites éticos y barreras legales que eviten el abuso, la mentira o la desinformación.

El reto es entender la tecnología y sus canales y ponerla al servicio de la sociedad y sus ciudadanos.*El autor es periodista.

Pin It

James Aparicio,.