Gabo Periodista y el ocaso del periodismo de papel

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- El jueves 8 de marzo fue la presentación del libro Gabo Periodista.

Una antología de textos periodísticos de Gabriel García Márquez, el autor Nobel de Cien Años de Soledad, Noticia de un Secuestro, El Amor en Tiempos de Cólera y otras obras extraordinarias.

La ocasión fue propicia para que amigos del gran escritor colombiano contaran anécdotas de sus encuentros.

García Márquez fue en primer lugar un periodista apasionado.

Tenía eso que Federico García Lorca llamaba “El duende” y lo reflejaba en poder contar una historia, narrar un relato o crónica donde los demás no veían razón para contar. Yo lo llamo el verdadero periodismo.

Y cuando se tiene: la verdadera vocación periodística. Como Presidente de dos medios de comunicación siempre me involucré en mantener una relación con los periodistas de ambos medios. Sacar siempre un poco más, empujarlo a atreverse cuando los temas son álgidos o controversiales. Discutir una nota periodística y si se hizo bien, o se hizo mal. Lo que no se dijo, lo que se obvió o la falta de energía del escrito para generar el impacto necesario. Esto requiere de pasión, tiempo, bagaje, pulso del país y de los lectores.

Como Presidente de medios me tomaba dos horas mínimo leer diariamente los medios escritos.

Muchas noticias e investigaciones surgieron de pequeñas notas escritas en alguna página oscura de un diario. No hay que ser elitista y pretender no hacer noticia o continuar hilvanando cuando otro medio se adelantó con el hecho o el evento.

Para los temas álgidos o controversiales los periodistas panameños generalmente tienen miedo. Solo el apoyo de la dirección del medio les da las garantías de poder contar la verdadera historia.

De otra forma se van por las ramas o evitan lo relevante de la realidad social. Katharine Graham fue la dueña del The Washington Post. Ocupó el cargo de Presidente de este prestigioso diario de 1963-2001.

Sobre su vida se han llevado a la pantalla varias películas. Fue la gran defensora de la libertad de prensa más allá de cualquier perjuicio de clase.

Su familia adquirió el periódico en 1933 y perdieron un millón de dólares anuales por veinte años antes de ver la luz. Nadie entra a este negocio por dinero. Y nadie que entra en este negocio para tener un retazo de poder se gana el prestigio y la lealtad de la clase pensante de un país.

Se requiere una gran mística de servicio público porque al final de todos los medios escritos deben tener esa razón de ser. Katharine Graham nunca escatimó esfuerzos para apoyar a sus periodistas en sus investigaciones. Cuentan las anécdotas que en una ocasión el Procurador General de la Nación en la era Nixon, John Mitchell amenazó a un periodista del Washington Post sobre los riesgos de publicar una investigación periodística.

“Katie Graham va a perder sus pezones en un gran triturador si la noticia se publica” El día siguiente la noticia apareció.

El periódico con el apoyo de su dueño marco un hito. Perdió el miedo a decir la verdad. Fue el periódico que publicó los Papeles del Pentágono, así como un pequeño incidente de robo de documentos en la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata.

Terminó costándole el puesto al Presidente Richard Nixon. Buen periodismo requiere un apoyo incondicional a los periodistas un atrevimiento valiente y un compromiso con la verdad.

Gabo lo fue y marco sus hitos en Colombia y el mundo.

Hoy cuando los diarios de papel están en crisis y los lectores se acostumbran a los medios digitales hay una gran pregunta por hacer. Los medios digitales son controlados por los programas navegadores o buscadores. Basados en algoritmos te ofrecen las noticias de tu interés de conformidad con tus gustos y preferencias.

Al final pueden ocurrir dos cosas. El que construye los algoritmos te estructura tu forma de pensamiento o terminas recibiendo las noticias más acordes con tu forma de pensamiento. Esto te aleja cada vez más del pensamiento crítico y aceptas lo que te ofrecen.

Es una forma de tercerizar tu pensamiento. Por ende, esa crisis de los medios de comunicación escrita merece una segunda consideración.

O se desprenden los medios escritos del mundo digital y convence de sus valores a la población de ser un periodismo serio veraz e independiente o desparecen.

Sería una lástima que las buenas plumas, la independencia periodística y la verdad se desvanezca como víctimas de los algoritmos que hoy determinan el tipo de noticia más acorde con el nivel del pensamiento del lector. Así todos quedaremos atrapados o estancados.

¿Por qué una guerra con Corea del Norte no definirá la actual crisis?

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Hay situaciones en la proliferación de armas nucleares que necesitan ser comprendidas. El tratado de no proliferación de armas nucleares si bien no desestima el predominio militar de los países que ya adquirieron esa tecnología y capacidad ha permitido concientizar a los países del mundo a no unirse a esa espiral de destrucción masiva.

Es un hecho cierto que son pocos los países que aspiran a tener armas nucleares. Los últimos países que lo lograron y aquellos que lo intentan podríamos decirlo por sentir una enorme amenaza existencial.

Fuera de las tradicionales potencias mundiales, Rusia se vio obligada para contrarrestar a los Estados Unidos. Inglaterra y Francia por no perder su status mundial.

China también lo logra para ganar notoriedad mundial luego del triunfo de la revolución china. Sin embargo, países como Israel, India y Paquistán buscaron las armas nucleares por razones existenciales.

Luego de China, India sintió la necesidad de lograr el status nuclear a efectos de no verse avasallado por una China con temas fronterizos pendientes en la cordillera de los Himalayas.

Israel se vio obligada a mantener su superioridad militar con armas nucleares como medio para garantizar su supervivencia en una región de países adversos a su propia existencia. A Israel nadie la va a desaparecer del mapa como muchos opinólogos y la propaganda israelí sigue sosteniendo a los cuatros vientos alrededor del mundo.

Y se equivocan los que creen que sin el apoyo militar norteamericano el panorama geográfico del medio oriente cambiaría. Cada vez Israel se hace más fuerte y sus vecinos más débiles y las crisis políticas y guerras civiles en los países vecinos son una especie de primavera militar para el ejército israelí.

Pero detengámoslo en Corea del Norte. Su ambición nuclear nace de una amenaza existencial. Corea del Norte siente la presencia de cuatro grandes potencias alrededor que la pueden devorar. En el norte la Rusia (recordemos la guerra ruso japonesa de 1905),

Al oeste China (país de la cual fue vasallo) al Este Japón (país que la colonizó y se ciñe como gran muralla frente a sus mares. Y para colmo, Corea del Sur con la presencia militar norteamericana resguardando tanto a Corea del Norte como a China. Para los norcoreanos tener armas nucleares es garantía de la imposibilidad a ser invadida.

Es por ello el constante despliegue de misiles y pruebas nucleares. Con ello pretende mantener a raya a todos sus potenciales invasores. Es así como siente poder garantizar su existencia. Su actitud mutatis mutandi es similar a la que percibe Israel de sus vecinos. El dilema de cualquier potencia que pretenda impedir o darle fin a este constante desafío tendría a su vez un costo en vidas humanas difícil de cuantificar.

Se estima cualquier acto de invasión a Corea del Norte con consecuencias fatales para diez millones de surcoreanos en los primeros días del conflicto.

Están tan cerca el uno del otro que su efecto podría a su vez involucrar a las otras potencias vecinas a entrar en acción o sentir la amenaza de una invasión y ocupación norteamericana tomando control de dicho país.

Es por ello que hasta la fecha la única forma de desactivar la crisis norcoreana es a través de su administración.

El tiempo dirá cuánto tiempo durará la dictadura Juche pero ninguna potencia mundial podrá definir unilateralmente la angustia existencial norcoreana

¿Por quién votaría en las próximas elecciones?

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Estoy seguro. Ante la fatiga política que vive la ciudadanía debemos hacernos esta pregunta.

Y yo me la he hecho a mí mismo. Cómo salir de la decepción, pesimismo, asqueo y vergüenza de lo que aquí llamamos política o política partidista. En medio de tanta hipocresía, corrupción, mentiras y traición en quien creer.

De lo existente, ningún partido es capaz de convencer a sus propios dirigentes a seguir una ruta o camino.
Si los partidos viven con sus propias contradicciones y fraccionamientos no puedo esperar el cambio en alguno de ellos.

No lo veo en el horizonte y las últimas experiencias son tan fatídicas y me hacen pensar que esas organizaciones políticas se han quedado rezagadas hacia las necesidades sociales y de desarrollo del paìs.

Mis esperanzas por ende se encuentran en la busqueda de una voz futura que le hable claro y directo al país con el fin y el propósito de hacernos a todos pensar en el rumbo a tomar como país.

Pero en el camino me deben garantizar que algunas de las estructuras políticas van a desaparecer de cajón.

De forma inmediata, una vez se llegue al poder, pues nada podrá caminar hacia un proceso de modernizaciòn del Estado panameño sin un firme propòsito de desmantelar lo corrupto, ineficaz y degradante que como un cáncer carcome al Estado.

El candidato debe ser contundente en manifestar su poca preocupación por tener candidatos a diputados pues lo primero que hará es llamar a una constituyente originaria donde desmantelará el Organo Legislativo y la Corte Suprema de Justicia para que vuelvan a ser restructuradas bajo otros parámetros y se evite la perpetuación de la corrupción en ambos órganos.

Este candidato deberá poner en temporalidad todos los cargos de magistrados y jueces e ir eligiendo una gama de funcionarios con alto nivel de integridad. Algunos podrán quedarse pero otros deberan ser retirados de sus cargos.

Igualmente, deberá llamar a una junta de notables para preparar un borrador de constitución moderna y luego someter la discusión del mismo en un amplio proceso de concertación nacional.

El referéndum a su vez al momento de escoger a los miembros de la Constituyente determinará si el pueblo desea que el Presidente continue en el ejercicio del cargo para llevar a cabo el proceso de modernizacion del Estado.

Ya los ejercicios a traves de los torneos electorales nos han demostrado que las lacras políticas coexisten en las estructuras de poder y han secuestrado la institucionalidad del paìs. Hecho que les ha permitido perpetuarse.
Ya todo corrupto encontro su propia impunidad en el sistema y la mediocridad presidencial se acostumbrò a convivir con esa realidad.

Hay tareas pendientes como nación que se han postergado y postergado. Quien venga con un discurso distinto y en mi opinión vendrá de la corriente independiente y tendrá mi voto.

Solo me debo preocupar en las lacras políticas del país si conociendo la intencion del electorado por un candidato independiente logren promover una candidatura de ese estilo para seguir sosteniendo el sistema que los beneficia.

El derecho de contar lo que vi

ZETA, (EBRAHÍM ASVAT).- Con la partida de Ricardo Arias Calderón me he dado el permiso para contar. No se si titular mis bitácoras como anti memorias al mejor estilo de Malraux o Bryce Echenique. Me siento con la mejor posibilidad de contar hechos políticos por tener el componente de “outsider”.

Observé y participe en una era política con agentes y movimientos de la cual no era parte.

Ya manifesté en bitácoras pasadas como caí parado como un gato en los círculos más cerrados del primer gobierno post dictadura. Igualmente como terminé siendo el primer director civil de la Policía nacional por “forfeit”.

Me compenetré profundamente en los estamentos de seguridad y conocí excelentes oficiales con una encomiable disposición por seguir el modelo de seguridad pública propuesto.

El llamado a la reincorporación de los viejos oficiales y tropa de las Fuerzas de Defensa tenía el propósito de la estabilización tanto política como institucional. Evitar a toda costa una insurgencia de elementos arrinconados sin una posibilidad de integrarse a las nuevas realidades nacionales.

Al Vice-Presidente Ricardo Arias Calderón luego del llamado a la reincorporación de los miembros de las Fuerzas de Defensa a la nueva Fuerza Pública lo bautizaron con un bazukazo a su automóvil, hecho que ha pasado desapercibido y bien le hubiera costado la vida a él y a sus acompañantes. El Presidente Endara fue mucho más bonachón, distante a todas las presiones sociales y mediáticas contra los elementos castrenses y los políticos del anterior régimen.

Cometió la imprudencia de retratarse con un grupo de soldados americanos en arreos de combate luego de la tragedia de cientos de panameños muertos y otros refugiados en centros de atención por perder sus viviendas y quehaceres.

Paulatinamente tomo los pasos oportunos. Promovió la reincorporación política de los renegados del régimen militar que en los últimos años se sumaron a la lucha por la democracia. Luego nombró a algunos civiles que formaron parte de regímenes anteriores como a Menalco Solís en el cargo de Secretario Ejecutivo del Consejo de Seguridad, a otros en embajadas y consulados.

Por último como un acto simbólico de gran trascendencia luego de la expulsión de la Democracia Cristiana, citó a la dirigencia del PRD a la Presidencia de la República. El hecho pudo ser un acto político frente a la precaria debilidad en la Asamblea Legislativa.

Los restantes partidos políticos que conformaban la alianza de gobierno perdieron su mayoría y el PRD le permitía niveles de maniobrabilidad obviamente a cambio de concesiones. Para el PRD este acto simbólico lo legitimó como un partido con espacio en la nueva realidad política del país.

El partido de la dictadura se desvistió de su uniforme militar para constituirse como un jugador civil en democracia.

De allí en tres años logran regresar al poder producto de una incapacidad manifiesta y corta visión tanto del Presidente Endara (qepd) y el Partido Arnulfista como de Ruben Darío Carles (qepd) y el Diario La Prensa (jugador político con antifaz).

La expulsión de la Democracia Cristiana fue uno de los actos más torpes y estúpidos cometidos por cualquier gobierno en el período republicano. Y el costo político lo pagaron todos los componentes de la Ado Civilista.

Habían ganado con el 75% de los votos y fueron incapaces de seguir el exitoso modelo chileno. Las pequeñas rivalidades, las intrigas, chismes, envidias pudieron más que un proyecto de país. Lamentablemente parte de la vieja rémora de la política tradicional y oligárquica panameña privó para destruir un sueño y descalificar la inteligencia. La política es como andar en bicicleta. Había que seguir pedaleando.

El enfriamiento de las relaciones entre Panamá y China

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- No hay peor ciego que el que no quiere ver. 

Haber establecido relaciones diplomáticas con la República Popular de China nos ha traído animadversión de parte de los Estados Unidos. 

Es como si una decisión de esa magnitud no seria posible para un país pequeño como el nuestro sin el consentimiento de Atenas. 

Somos así como una pequeña ciudad-Estado en la Liga de Delios sujetos a la hegemonía de Atenas.

Nuestras decisiones políticas nos someten a amenazas y a las consecuencias por el ejercicio de nuestros actos soberanos. 

Hay que tener valor y pagar las consecuencias si deseamos ser libres. 

Y hoy hay mayor oportunidad para los Estados en gozar de libertades en sus decisiones soberanas. 

El Imperio tiene sus propias reglas y su garrote para aconductar a quienes dentro de sus valores “democráticos y libertarios” no comulgan con algunas de sus decisiones. 

Imperio y Democracia, Sumisión y Libertad son términos que conjugan siempre y cuando nos sometamos a los supuestos paladines del mundo occidental. 

La sustitución del Tratado de Libre Comercio conocido como NAFTA por el nuevo Acuerdo USMCA (EUA Mexico y Canadá) incluye una nueva cláusula donde se requiere de las partes notificar a los EUA de cualquier negociación comercial con países de economía no sujetas al mercado. Definición que se refiere a la República Popular de China. 

Específicamente. En otros términos quienes quieran buenos términos comerciales con los Estados Unidos deberán poner a los Estados Unidos Primero y de esa forma convertirse en clientes con manos atadas.

Y de eso se desprende en mi opinión con Panamá y las reiteradas visitas de personeros de Estados Unidos a nuestro país. 

Si desean tener el sistema monetario dolarizado, las corresponsalías bancarias, evitar la mala publicidad de jurisdicción opaca, evitar las sanciones que podemos imponer es mejor que se alineen a nuestras políticas.

Lo que es bueno para los Estados Unidos no es necesariamente bueno para Panamá.

El enfriamiento de las relaciones entre Panamá y China tiene consecuencias económicas. Se ha detenido el proceso de negociación de un tratado de libre comercio con China. 

Se han paralizado obras de infraestructura con empresas chinas. El estudio sobre la viabilidad de un Tren a Chiriquí ni siquiera a recibido la atención del gobierno de turno.

Hay temor en mi opinión sobre las consecuencias que se podrían producir por este paso significativo dado por Panamá a favor de la segunda economía más importante del mundo.

Es un importante socio comercial, un usuario importante del Canal de Panamá, presencia china por más de ciento cincuenta años en territorio panameño.

Por qué nuestro socio tradicional Estados Unidos nos pone trabas en el desarrollo de una sana relación económica, cultural, educativa y social con la nación más poblada del mundo.

Estamos siendo víctimas como muchos otros países de los temores generados por el establishment norteamericano sobre su futura imposibilidad de conformar al mundo de acuerdo a sus propios intereses. De eso se trata.

https://www.facebook.com/notes/la-bitacora/el-enfriamiento-de-las-relaciones-entre-panamá-y-china/2543483079023549/

El mundo cambiará o ya venía cambiando

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Muchos viendo más allá de la pandemia ya empiezan a analizar cómo será el mundo se se nos avecina.

Como si la Pandemia de por si no nos permitirá mantener nuestras costumbres sociales (el abrazo, el beso, la palmada, el apretón de manos) o por otro lado nos obligará a adaptarnos a la mascarilla, los guantes, el lavado de manos, la obsesión por ser contaminados e impulsarnos a lavarnos las manos, el cuerpo constantemente o no permitir nos toquen o tener dudas de cualquier objeto en nuestras manos. 

Me recuerda al personaje Melvin Udall interpretado por Jack Nicholson en la película “As good as it gets”. 

Ese cuidado u obsesión por ser contaminado será hasta tanto se descubra una vacuna. Luego de ella es bastante probable que todos regresemos a la normalidad y el tema del virus quede en los anales de la historia. 

Lo que algunos pensadores avecinan es el famoso cambio de paradigma. La estructura social y económica del mundo será distinta a la actual. Los paradigmas generalmente se producen en el tiempo y el camino se viene trazando de poco a poco. 

Quizás una pandemia sea el evento que históricamente se marcará como un hito en el cambio de paradigma pero no debemos interpretarlo como el evento. 

En mis años universitarios leí un libro del físico y filósofo Tomas Kuhn titulado “La estructura de las revoluciones científicas”. 

Un cambio de paradigma en el mundo científico se produjo con la teoría de la gravedad de Newton, otra con la teoría de la relatividad de Einstein, el descubrimiento de Galileo que la tierra se mueve y gira alrededor del sol. 

En materia social los cambios tecnológicos también logran cambiar la forma cómo se estructura la sociedad. La invención de la electricidad, los automóviles, los sanitarios dentro del hogar. 

Las ciudades se ajustan y se transforman con las innovaciones tecnológicas y la forma y los comportamientos humanos también se ven afectados.

Pero esta pandemia viene acentuando algo que ya se viene produciendo desde alguno años y es el abandono de los Estados Unido de su rol mundial.

Seguirá siendo el país más próspero del mundo y con la fuerza militar mas poderosa sin embargo abandona su interés por los asuntos mundiales pues considera que no le produce rédito alguno. 

Su interés está ahora definido como inclinarse or atender y preocuparse por sus asuntos domésticos.

Ese concepto de America First no promueve una primacía de los Estados Unidos en la geopolítica mundial sino su marcada preocupación por velar por sus intereses nacionales como si estos estuvieran desvinculados de la comunidad mundial.

Vamos hacia un tipo de economía estratégica donde países como los Estados Unidos pretenderán disgregar la dependencia manufacturera desde China hacia otros países del orbe. Algo similar harán Europa, Japón y Corea. 

Por su lado China tratara de consolidar sus relaciones comerciales con aquellos países que sentirán el abandono de los Estados Unidos, especialmente Africa y la América Latina.

A nivel de los países cada Estado buscara la forma de garantizarse estratégicamente un grado de independencia sobre algunos rubros alimenticios y tecnológicos a efectos de garantizar su sustentabilidad. 

Cuando los países se distancian y se limitan a ver sus problemas como domésticos todos pierden y los conceptos como integración, globalización, apertura de mercados, libre comercio, movimientos migratorio empezaran a ser nuevamente redefinidos. Estos son los tiempos que nos esperan.

https://www.facebook.com/notes/ebrahim-asvat/crónicas-en-tiempo-del-corona-virus-el-mundo-cambiará-o-ya-venía-cambiando/2967827483237896/

El silencio para reflexionar

ZETA, (EBRAHÍM ASVAT).- Yo sé que hay cosas de qué hablar. De cosas que deben pasar y no pasan. De promesas que se hacen y luego no se cumplen. De ilusiones que se van construyendo para luego decepcionarnos. La vida política en Panamá es una especie de gatopardismo.

Todo cambia para no cambiar. Sea Martín Torrijos y su Patria Nueva, Sea Ricardo Martinelli y su caminar en los zapatos del pueblo, sea Juan Carlos Varela y su pueblo primero.

Consignas. Son solo consignas adecuadas para un proceso electoral. Y luego todos regresan a lo mismo. Cuidando de no caerse.

El miedo al cambio. La falta de valentía. Prometer el cielo y la tierra para luego decir: no es el momento oportuno, hay que tomar las cosas con calma, Roma no se construyó en un día.

Y así pasamos los meses, los años, los turnos de gobiernos y los actores siguen siendo los mismos, se turnan cada cinco años y repiten la misma obra con los mismos actos y las mismas escenas.

El país sufre de fatiga política y se siente desarmado para enfrentar un cambio o para producir el cambio. Y nos miramos todos las caras y buscamos quien dará el primer paso.

Y buscamos la metodología antigua de llamar a manifestaciones públicas adonde a todo el mundo le da pereza y luego nos desilusionamos porque a la manifestación fueron cuatro gatos.

En ocasiones hay más periodistas que manifestantes y vemos lo irónico de todo eso , pues los espacios mediáticos están abiertos, pero el acto de protestar da en realidad pena o cae en lo ridículo.

La dinámica pareciera estar en los espacios públicos virtuales.

El whatsup, El Facebook, twitter o el Instagram.

Es nuestro espacio público para vomitar todo lo que guardamos muy adentro.

Una forma de hacer catarsis en la comodidad de nuestras casas, el trabajo, la playa o cualquier lugar donde nos encontremos y tengamos a disposición un aparato inteligente (smartphone).

Y esto satisface a los gobernantes pues a falta de acción y en el encuentro y choque de opiniones virtuales se alivia la tensión e impide el desplome de la estructura de poder o la presión por los cambios.

Ya ni siquiera las encuestas importan.

Han perdido su legitimidad luego de las últimas elecciones y nadie cree saber si el malestar es una estructura creada o un error técnico cuando no incluye a los electores que salen debajo de las piedras.

En el mundo de la posverdad cada quien interpreta las encuestas a lo Donald Trump.

Las mías vs las tuyas.

Hay maneras de romper el nudo gordiano pero no será que todos tememos a construir la Patria Nueva con los zapatos del pueblo y mirando al pueblo primero.

Al final parecemos conservadores ortodoxos incapaces de dar el paso por temor a no poder luego controlar los hechos.

Eso se llama política en Panamá

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Yo en eso que se llama política en Panamá estoy curado en salud. Aprendí a ubicarme.

Soy un hombre juicioso, acertado, profundo, serio y valioso para todos los bandos cuando están en oposición. Tan pronto llegan al poder soy una persona no confiable, peligroso, incontrolable a quien mantener a distancia.

En oposición todos quieren gozar de mi presencia en sus aventuras políticas.

En el poder nadie se acuerda de mí ni me quiere cerca. He participado de todos los movimientos cívicos en oposición. Allí todos abogamos por los más altos intereses patrióticos.

Creemos en la transparencia, el respeto a la ley, el Estado de derecho, la búsqueda de la solución a los problemas sociales. Coincidimos en oposición a cuales son las necesidades del país.

Es cuando se llega al poder cuando las cosas toman otro cariz. Y se termina haciendo las mismas cosas que antes se criticaba. A mí la política siempre me ha apasionado.

Desde niño aprendí a leer las papeletas y pancartas pegadas y colgadas a lo largo de la Avenida Central.

Cada día una figura nueva por conocer dispuesto a correr por una candidatura ya sea para Presidente, diputado o concejal. Ser político me parece una labor noble. Representar al pueblo, servir para mejorar las condiciones sociales del país.

Nunca pensé ni pasó por mi mente la más remota idea que en la política el poder servía para otras cosas más.

Y que quien detentaba el poder tendría la osadía, el descaro, la desfachatez de usar el poder para su propio beneficio, interés o para herir y humillar a otros. Pero ese rejuego con los años de estar en política se ha convertido en lo único que define la política en Panamá.

Por eso no creo en los gritos de quienes abogan por la lucha contra la corrupción e indispuestos a cambiar las leyes existentes ni en aquellos que ven en la constituyente la solución de toda esta basofia política.

Estoy seguro, si llaman a una Constituyente conformaríamos una constitución a nuestra imagen y semejanza de lo que somos hoy.

Así como nos lo explico nuestro profesor de Derecho Constitucional Carlos Bolívar Pedreschi cuando exponía la teoría de la Constitución de Ferdinand La Salle.

La constitución escrita no es más que un reflejo de la constitución de los factores de poder en un momento determinado de la vida de un país.

Y si es un proyecto idealista para regir la vida de los ciudadanos panameños como si vivieran en Suecia seguiría siendo un documento de lo que quisiéramos ser como si fuéramos el país del mañana.

Cuantas veces escuchamos a nuestros candidatos decir:" Cuando lleguemos al poder nos rodearemos de los mejores hombres y mujeres para gobernar". Terminan rodeándose de los hombres y mujeres más leales y confiables a su pequeño entorno cerrado.

Si existe un malestar general a la política es especialmente por haber abandonado la política noble para caer en la política desdeñable.

Esa solo mira el tesoro nacional como un botín político y fija su atención en el Estado como una forma de enriquecerse. Una anécdota para recordar.

Durante el referéndum del Canal de Panamá, el Presidente de turno invito a los líderes de la oposición a la Presidencia de la República. Yo estaba presente por accidente.

Me tocó ver a los líderes de la oposición pedir a cambio del apoyo al referéndum lo siguiente: Uno pidió le vendieran el resto de las acciones de una Azucarera, otros dos querían espacio para nombrar dos magistrados de la Corte Suprema.

Al final la política en Panamá se trata de eso y eso me hace peligroso, no confiable e incontrolable cerca del poder. Quien necesitaba una dosis de realidad era yo, por lo tanto me considero ubicado en materia política.

Good Bye, Mr. Ambassador

ZETA, (EBRAHÍM ASVAT).- Hoy (el viernes, 9 de marzo de 2018) parte de Panamá el Embajador de los Estados Unidos John Feely. A solo dos años de su llegada se va el peor de los embajadores americanos de los últimos veintisiete años. En un desayuno hace unos meses manifestó que llego a Panamá con la misión de joder a los Wakeds.

Esa fue la misión encomendada. La alternativa hubiese sido ir a Venezuela pero prefirió Panamá. Quizás por el tamaño de país asignado y la poca relevancia de la America Latina para los Estados Unidos (el patio trasero) creyó que su misión era la de un Sheriff en un distante pueblo del lejano Sur para parafrasear al lejano oeste.

Su primer gran acto fue declarar que en Panamá residía una de las mayores organizaciones de narcotráfico y lavado de activos del mundo. Y manifestó que su gobierno tenía las pruebas contundentes de esta actividad delictiva.

Vino en otras palabras a proteger al pueblo panameño de las lacras del narcotráfico y el dinero sucio.

El discurso terminó en mueca cuando a escasas semanas transformó su discurso justicialista en un discurso de la polìtica americana y fue matizando su posicion original creando confusiòn y desconfianza nacional.

Tristeza produjo en un encuentro cuando justificò el fraude bancario como un delito mayor frente al acuerdo judicial de uno de los imputados. Fue de mayor a menor tratando de salvar cara frente a un paìs que empezó a despreciarlo.

Triste resultado de un ingenuo creyente e insignificante personero del Departamento del Estado.

Me dicen que fue en algun momento una especie de asistente mayordomo de Colin Powell.

Es decir le llevaba el uniforme planchado y le colocaba las medallas y charreteras en su uniforme. Su perfecto español jamás lo ayudo a conocer la idiosincracia latinoamericana.

Y para colmo hasta al dejar su misión quizo pasar de comediante haciendo unos videos mediocres sobre su interes de conseguir un trabajo en Panamá para quedarse.

Pero todo esto es perfectamente conocido por sus asistentes y personal de la sede diplomática.

Hasta para ser payaso hay que tener algo de escuela. (con el perdón de los payasos) Lo bueno es que no duró dos años. Según los entendidos renuncia por no poder seguir trabajando en el gobierno de Donald Trump.

Y le creo ese cuento pues antes de salir se lleva consigo las letras del apellido del Presidente de los Estados Unidos del edificio más emblemático de Panamá.

En otras palabras de Panamà sale con el rabo entre las piernas. Pero en los Estados Unidos entra con dos orejas y un rabo como trofeo que ojalá el actual Presidente no enfile su ira y su humillaciòn contra el pueblo y el Estado panameño.

Cualquier cosa puede pasar. Bueno es un alivio nacional esa partida y también un aire para renovar esa amistad panameña americana que se vio afectada por la llegada de esta tempestuosa personalidad de supina ignorancia diplomática.

Hasta la vista Mr. Ambassador and please do not come back even as a bad comedian.


https://es-la.facebook.com/notes/la-bitacora/good-bye-mr-ambassador/1719168324788366/

Ideas para un nuevo gobierno

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Nuestro gobierno es mediocre, incapaz, lento y sin dirección. Muchas de las inconformidades que genera la población y por ende a todo gobierno es la frustración ciudadana frente a los servicios públicos.

Si los gobiernos pudieran entrenar a los funcionarios a ofrecer un buen servicio con eficiencia, prontitud, racionalidad podrían disminuir la constante presión ciudadana.

Lo importante es inculcar en el funcionario que su misión es servir al ciudadano. Es el dueño del Estado. ES quien paga los salarios. Es quien debe recibir la atención del gobierno. De otra forma no hay manera de mejorar los índices de popularidad o percepción ciudadana.

Nuestro país tiene una planilla burocrática enorme.

Sin embargo, no se explica el mal servicio. Instituciones con más planilla que inversiones y presupuesto de operación. Otros con falta de personal. Se debe recomponer la composición de personal en el gobierno. Lo podemos hacer sin despedir a nadie.

La idea no es despedir personal. El propósito es asignarle una función a cada funcionario.

Y si ello requiere un entrenamiento básico pues demos esa oportunidad. Desde mantener las ciudades limpias hasta mejorar los servicios públicos de salud, educación y atención ciudadana, todos podemos ser partícipes funcionales. 

La revolución en el servicio público es posible.

Hay ejemplos de instituciones eficientes. Recuerdo hace unos meses felicitar a la Dirección de Pasaporte por el excelente servicio que brindan. Y deben existir otras instituciones similares. Lamentablemente no es la conducta regular en todas las instituciones del Estado.

Y allí radica una de las grandes tareas del próximo gobierno. Hace unos días hablaba con un productor de exportación agrícola. Quejándose pues el gobierno no le paga los certificados de fomento a la exportación y que le adeudan cientos de miles de dólares ya de varios años.

De que vale abrir oficinas en Rotterdam o Shanghái cuando el gobierno no está en capacidad de cumplir con las propias leyes de incentivos. El ciudadano que tributa y tiene un crédito fiscal, derecho a una exoneración, no le registran un pago de impuestos.

Resolver estos temas es de meses y años. Los ciudadanos que tienen una casa y no gozan del título de propiedad. El trámite de titulación es una odisea. Las solicitudes de citas médica, los insumos necesarios para una intervención quirúrgica, los medicamentos.

Somos incapaces de resolver estos temas a pesar de los millones de dólares invertidos año tras año.

El ciudadano sostiene un Estado ineficiente e indiferente. Como no estar frustrado y distanciarse de sus gobernantes.

https://www.facebook.com/notes/ebrahim-asvat/ideas-para-un-nuevo-gobierno-aprender-a-prestar-un-buen-servicio-p%C3%BAblico/2019156721438315/

La era de Donald Trump

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Mientras los Estados Unidos enfrenta a sus propios demonios y dilemas todo esto se puede convertir en oportunidades para otros.

Yo no creo que el retorno a una política económica proteccionista le hará bien a los Estados Unidos. El costo lo pagaran sus propios nacionales.

Dejaran de usar ropa fabricada en otros países a un costo mucho más alto para favorecer la mano de obra americana.

No estÁ en el ADN de los americanos de hoy pensar en un mejor futuro cerrando sus fronteras o prohibiendo la importación de productos extranjeros.

Conociendo por donde van los Estados Unidos, China empieza a tomar la delantera.

Su Presidente Xi Jinping va a Davos la cumbre del la globalización global para promover una globalización inclusiva tomando la bandera próxima a ser abandonada por los Estados Unidos con Donald Trump.

De igual forma coordina una conferencia para la promoción de la mayor obra de Infraestructura del mundo.

La conexión ferroviaria y logística entre China, Asia Central con Europa y a la vez conexiones auxiliares entre el sudeste asiático y Africa.

La nueva ruta de seda propone conectar a más de tres mil millones de habitantes del mundo.

La dirección de la historia parece trasladarse a la China frente al frenazo que Trump propone darle a la economía globalizada de los Estados Unidos hacia una economía más endógena y dirigida a proteger sus agonizantes industrias del siglo xx y la masa laboral desplazada.

Un sueño de opio a la cual los americanos tienen todo el derecho a creer aunque no los lleva a ningún destino.

Entre las medidas promovidas por Donald Trump esta construir una muralla con Mexico bajo la falsa concepción de detener la masiva inmigración latina que le roba los puestos de trabajo a los americanos y son los responsables de la criminalidad doméstica.

Igualmente promoverá restricciones a las visas de trabajo con la cual las empresas especialmente de alta tecnología pueden atraer cerebros del mundo e impulsar una de las áreas donde los Estados Unidos se encuentra en la vanguardia del desarrollo.

Las crisis ajenas a veces se pueden convertir en oportunidades para otros.

Yo soy un fervoroso creyente que en Panamá podemos desarrollar un cluster tecnológico si logramos convencer a las empresas de tecnologías americanas que establezcan centros de investigación y desarrollo en Panamá sin restricciones a los talentos extranjeros que quieran incorporar en estos centros.

La famosa visa H1B en los Estados Unidos no le roba el puesto de trabajo a ningún norteamericano. Ninguna empresa contrata talento extranjero cuando lo tiene en casa.

Especialmente en empresas desarrolladoras de tecnología de punta.

La razón primordial es poder sobresalir con nuevas tecnologías y aplicaciones y eso solo se logra teniendo a los mejores. Frente a las nuevas restricciones las empresas tendrán que buscar centros auxiliares donde puedan brindarle oportunidad a estos talentos para que sigan produciendo innovaciones y tengan un entorno de seguridad y bienestar.

Panamá es el país ideal en la región e invitándolos podríamos lograr adiestrar a personal panameño en estas áreas tecnológicas con acuerdos de cooperación con nuestras universidades.

Es preciso que el Gobierno Nacional si despierta de su usual letargo inicie una campaña a promover al país frente a estas empresas y darles las facilidad para que se establezcan en nuestro territorio.

Trump nos podría hacer el favor con sus medidas y permitirnos dar un salto en desarrollo creando un clúster de empresas tecnológicas. Es una oportunidad de oro que nos brindan.

La inseguridad otra vez

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Producto de los recientes asaltos a mano armada vuelve al tapete el tema de la inseguridad ciudadana. 

También entró en la discusión pública el alto número de comisionados y subcomisionados, la irregularidad en el reintegro, nombramiento y jubilación de oficiales que no tienen ni el derecho ni el tiempo, el tema de los retenes y la propuesta de una nueva escuela Tomas Herrera. 

En la reciente toma de posesión del Director de la Policía Jorge Miranda Molina me llamó la atención el claro interés de abordar el tema de la inseguridad ciudadana, el bienestar físico y emocional de los integrantes de la Policía Nacional y el respeto al escalafón policial. Temas muy puntuales merecen atención. 

La Policía Nacional es una institución importante para garantizar la vida honra y bienes de los habitantes de la República de Panamá. 

La mayoría de los delitos en Panamá relacionados con la propiedad privada (dineros, joyas, residencias, negocios) se concentran en zonas urbanas y especialmente en los suburbios. 

La gente vive con el eterno temor por su vida y pertenencias tanto en sus residencias como en sus recorridos por la barriada o el transporte público.

Los comercios en los suburbios se protegen y en mayor grado se convierten en víctimas de asaltos. 

El otro componente de la criminalidad está relacionado con la cada vez mayor conformación de bandas delincuenciales.

Algunas dedicadas al narcotráfico y otras de carácter territorial dedicadas a un sinnúmero de otras actividades delictivas. Hay sectores importantes de la ciudad de Panamá donde ni siquiera la Policía Nacional se atreve a tomar control.
En otras, la situación es tan precaria que ni siquiera el Estado puede implementar obras de infraestructuras para garantizarle a las comunidades los servicios básicos. 

A ese nivel hemos llegado y la pregunta es si esto se resuelve incrementando las medidas represivas del Estado contra esta delincuencia o si existe una situación social y económica promoviendo la conformación de bandas delincuenciales a pesar del ejercicio de medidas represivas. Creo en políticas de seguridad multidimensionales. 

Nos limitamos a exigir acción policial y sin embargo el sistema judicial es demasiado flexible al igual que las penas aplicadas. 

Si las detenciones infraganti o los asaltos y robos quedan impunes porque el sistema es muy lento para procesar delincuentes, la Policía descubre que su accionar no produce resultados. 

Entonces caemos en un circulo vicioso. La situación económica y social promueve la delincuencia y el Estado carece de herramientas efectivas para evitar o reprimir la delincuencia. Este es un país donde una pena privativa de la libertad hasta por cuatro años puede ser sustituida por días multa. 

Eso en mi concepto no es una pena. 

El delincuente paga y se va. El proceso judicial tiene un costo económico superior al costo de la pena. 

Y encima el delincuente se ríe. Si son faltas administrativas pasa algo parecido. Hay que eliminar los días multa. Imponer trabajo comunitario de seis días a la semana y un día de descanso con un salario básico mínimo. 

O trabajo comunitario los fines de semana sin remuneración. Dar opciones a los privados de libertad de laborar en trabajos de limpieza municipal como playas, corte de yerba, jardinería, aseo. 

Crear colonias agrícolas para producir alimentos. 

El trabajo remunerado, aunque sea mínimo para los privados de libertad ayuda a entender el concepto de que la vida se gana trabajando.

Yo estoy de acuerdo con crear Escuelas con carácter disciplinario llámese militar o policial. El nombre es irrelevante. 

La idea es crear carácter, disciplina, formación en los miles de panameños subsumidos en la delincuencia juvenil. Lo que no reciben en la casa por familias fracturadas, comunidades desorganizadas deberá ser resuelto por alguna entidad donde se le provea esos valores y esa relación. 

Aquí en Panamá siempre fue la práctica independientemente del nivel social de enviar a los hijos rebeldes o de mal comportamiento a escuelas militares. 

No tanto para ejercer esta profesión sino para adquirir el carácter necesario para controlar sus emociones, la disciplina y un liderazgo que le sirva a la comunidad y a la Patria. 

La realidad en los suburbios urbanos requiere atención y la Policía Nacional no lo puede hacer sólo si el resto de las instituciones del Estado no lo visualizan como un problema socio económico.

https://www.facebook.com/notes/la-bitacora/el-tema-de-la-inseguridad-vuele-al-tapete/2436166499755208/

Los gobiernos mediocres

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Lo que uno ve en la televisión, en los noticieros es en mi opinión un reflejo del tipo de país que somos.

He tenido la oportunidad de viajar por el mundo y ver sus noticieros.

De conformidad con lo que divulgan te das cuenta del tipo de gobierno, organización, eficiencia administrativa, temas de interés nacional etc…. En Panamá somos constantemente bombardeados con temas comunitarios.

Algún barrio donde no le llega el agua, no le recogen la basura y se amontona por doquier.

Transporte público deficiente con largas colas para ir o llegar del trabajo, huelgas de maestros, jubilados, trabajadores reclamando prestaciones sociales.

Padres de familia reclamando escuelas en malas condiciones físicas, calles con huecos o sin pavimentar, inundaciones en medio de un torrencial aguacero que se lleva los enseres de toda una barriada, balaceras y muertos por doquier, asaltos y robo de negocios, tiendas y residencias. Hospitales donde no se presta la atención médica por carencia de recursos o medicamentos, colas para recibir atención médica.

Si hacemos un listado todos los días de todo aquello nos damos cuenta del reflejo de un país en la total y absoluta desidia. Donde el Estado en realidad está conformado por una organización mediocre de gente mediocre y gobierno mediocre.

No es lo que constituye realmente “noticias” en un Estado donde las necesidades básicas están cubiertas, donde el rol y las funciones de la burocracia estatal están claramente definidas y se cumplen con proveer los servicios básicos de la sociedad. Estos problemas del diario vivir de los panameños no deberían realmente existir.

Existen como consecuencia de la mediocridad tanto de los gobernantes como de una incapacidad manifiesta de ordenar la estructura organizativa del Estado delegando responsabilidades y rindiendo cuentas de los resultados y no de los procesos.

Para cualquier extraño que llegue a nuestro país y vea por tres días los noticieros nacionales se dará cuenta del país que somos y tendrá una clara idea de cómo las cosas que deben funcionar no funcionan y como no se hace absolutamente nada para que funcionen.

Si es un inversionista se dará cuenta de los costos por asumir por estas deficiencias y sabrá determinar que involucra invertir en Panamá. Es una pena estar hablando de la Singapur de las Américas y ser incapaces de proveer las necesidades primarias de la población.

De esperar a la gente protestar para cumplir con la ley o hacerla respetar. Y así como todo en este país la reacción es ir en vía contraria.

Las protestas y los cierres de calles exigen medidas policivas o criminales. La deficiencia en los servicios públicos básicos un castigo para los manifestantes.

En muchos países la noticia principal del día es el estado del tiempo, en otros los partidos de futbol. Generalmente los temas álgidos son las noticias internacionales relacionadas con actos de violencia o desastres en otras latitudes o cuando por alguna razón tienen una incidencia en el país.

La falta de agua, la basura, el deterioro de las calles, el incumplimiento de las obligaciones sociales no son materia de noticia pues no ocurren. Hay una burocracia estatal organizada , se ocupa de estas materias y atiende estos servicios básicos como obligación primaria.

Ni crisis institucional ni pérdida de gobernabilidad

ZETA, (EBRAHÍM ASVAT).- Las dos candidatas a magistradas no lograron obtener la ratificación de la Asamblea de Diputados para los propósitos de sustituir a quienes se les venció el término. La disputa tenía dos componentes:

1. La competencia e independencia de las candidatas.

2. Decisión política de los dos órganos del Estado para sus respectivos nombramientos.

Luego del rechazo, personalidades importantes de la vida política y mediática empezaron a cuestionar la gobernabilidad del país. Como si una decisión adversa al Órgano Ejecutivo fuese suficiente para alertar sobre el desmoronamiento de la gobernabilidad. Otros inclusive hablaron de crisis institucional.

Ya la política panameña hay que aceptarla con sus diversos grados de humor. La gobernabilidad de un país no se desmorona por posiciones encontradas entre dos órganos del Estado controlado por partidos adversos.

Panamá tiene una gobernabilidad sostenida por veintisiete años y ojalá dure por siempre. Los cambios estructurales se hacen dentro del marco de la gobernabilidad.

Una crisis institucional no la produce las diferencias entre dos órganos del Estado. El resto de la institucionalidad del país sigue su curso y todo el aparato social que sostiene la institucionalidad de un país es muchísimo más amplia.

A mi entender lo peor de este capítulo lo fue el conflicto entre generadores de opinión y participantes de la vida política que inclinaron sus decisiones como consecuencia de la clase social o económica a la cual pertenecen más que a los intereses nacionales.

Es una vieja práctica disfrazada del ejercicio del poder en la América Latina donde oficialismo y oposición disputan el poder, pero a la vez tienen posiciones conciliatorias sobre clase social.

Nada más claro quedó demostrado donde sectores sociales de determinados estratos económicos a pesar de criticar y oponerse al gobierno mantenían una postura favorable a sus designaciones. Inclusive en un momento se discutía salvar a una y sacrificar a la otra sin medir las consecuencias de un acto a todas luces racista.

Este capítulo se cerró. Les tocará a los partidos de oposición pagar su costo con las destituciones en el sector gubernamental. El “tit for tat” era previsible conociendo al actor principal de esta administración pública.

Si el gobierno ha perdido capital político debe dar las gracias frente a su precaria situación pues la oposición le dio el necesario aire por tres años y medio. Algo de madurez política se reflejó. De ahora en adelante debemos saber: tenemos un muerto pronto hediondo que solo podremos enterrar el 30 de junio del 2019.

Más allá de eso todas las instituciones del Estado seguirán funcionando. Habrá propio de las actitudes infantiles de nuestros políticos el denominado pase de facturas.

En este mundo globalizado y de liberalización económica esas prácticas no arrinconan. Su mejor exponente del gobierno anterior hoy permanece encerrado en una celda y sin partido político. Entonces corresponde cambiar el discurso y las técnicas del ejercicio del poder político.

https://www.facebook.com/notes/la-bitacora/ni-crisis-institucional-ni-p%C3%A9rdida-de-gobernabilidad/1683798674991998/

Panamá entra y sale de las listas negras

ZETA, (EBRAHÍM ASVAT).- Grata fue la noticia de haber logrado salir nuevamente de otra de esas indignas listas negras en la cual constantemente aparecemos en los foros u organizaciones internacionales.

Corremos cada vez a incorporar una nueva regla, acuerdo, medida con el fin de satisfacer las exigencias en ocasiones poco comprendidas de la comunidad de naciones.

Frente a la ausencia de una política nacional articulada, los proveedores de servicios en Panamá nos encontramos ahora llenos de trámites burocráticos y terror hacia la inversión extranjera o los flujos financieros que provienen del exterior.

Si de requerimientos se requiere Panamá empezará a bajar en su rango como país con mayor flexibilidad para hacer negocios y seremos uno más de los países burocráticos donde si no eres residente no puedes hacer negocios a menos que seas una empresa multinacional con operaciones en Panamá.

Y explico lo que está ocurriendo a nivel nacional.

Para un extranjero constituir una sociedad anónima ya no es cuestión de días.

El proceso puede tomar hasta quince.

Pues los requerimientos de conocer tu cliente exigen preparar un sinnúmero de documentos a la cual están abocados los despachos jurídicos.

Igualmente, ningún despacho jurídico puede recibir dineros de terceros para finiquitar transacciones de sus clientes sin haber antes completado toda la documentación de diligencia debida.

Abrir una cuenta bancaria en Panamá es un proceso que puede durar hasta un mes.

Hay bancos que no le abren cuentas a ciudadanos estadounidenses por razones de las complicaciones que debe enfrentar ante el acuerdo FATCA.

Otros bancos no le abren cuentas bancarias a extranjeros que quieren invertir en Panamá si no tienen una residencia establecida en el país.

Y si entre los inversionistas están panameños y extranjeros también hay un sinnúmero de obstáculos para aperturar una cuenta bancaria.

Pongo un ejemplo.

Llega un extranjero a Panamá y se enamora del país y su gente.

Desea comprar un apartamento para inversión.

Abrir una cuenta bancaria es una odisea de un mes.

Recibir una transferencia bancaria del exterior a través de un tercero una imposibilidad.

Hoy en día los bancos están tan aterrados que devuelven las transferencias bancarias provenientes del exterior a cualquier cuentahabiente.

La primera sospecha es ¿Cómo llegó? ¿Por qué recibes dinero del exterior?

Quince mil interrogatorios y el dinero suspendido hasta tanto no se encuentren satisfechos.

El régimen de sociedades anónimas y el sistema bancario panameños son vistos en el exterior como una misma cosa.

Es decir, si las sociedades panameñas salen a relucir en el mundo se interpreta que todas utilizan el sistema bancario panameño por ende la totalidad de los capitales que se encuentre a nombre de esas sociedades son capitales panameños.

La realidad es otra. Nuestro sistema bancario dejo de ser internacional para convertirse en regional y a la velocidad que vamos será únicamente local.

Transitamos de una sociedad de confianza a una sociedad de desconfianza donde la actividad económica delictiva y marginal está imponiendo las reglas de juego para los negocios lícitos que son la inmensa mayoría de las transacciones tanto locales como internacionales que se efectúan desde Panamá.

La pregunta es: ¿por qué fallamos y no nos pueden ver con los mismos ojos como ven a Luxemburgo, Hong Kong, Singapur, Suiza, Londres o Nueva York?

En mi opinión ha sido producto de nuestra propia ignorancia y radicalización.

Ignorancia política de no comprender los servicios y la plataforma de negocios internacionales a la cual Panamá tiene todas las condiciones necesarias para desarrollar y ofrecer. Radicalización.

Pretender creer que atrincherarnos frente al mundo podremos resolver las amenazas y las debilidades de nuestra plataforma de servicios internacionales.

Tanto el sector como el gobierno nacional en ese sentido han fallado por estos dos factores, en mi opinión causantes de esta constante incorporación en listas negras.

En vez de cambiar pensando con cinco y diez años de anticipación a los eventos, reaccionamos cediendo cada vez que somos amenazados. Esa es nuestra historia.

https://www.facebook.com/notes/la-bitacora/panamá-entra-y-sale-de-las-listas-negras/1674819702556562/

There is nothing wrong with Donald Trump

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Hay esta percepción equivocada en la mente de los ciudadanos del mundo sobre la personalidad y el accionar del Presidente Donald Trump. Una especie de malestar y sorpresa en la elección de una figura pintoresca y confrontacional.

La realidad de la figura de Donald Trump por su falta de carrera política es su enorme capacidad de sinceridad entre su discurso y su pensamiento. La hipocresía tradicional del establishment norteamericano quedó atrás.

Para ello solo se requirió escoger a un Presidente Negro que demostró ser un tipo equilibrado, racional, consecuente con la visión que los Estados Unidos tiene de si mismo y frente al mundo. Que un negro haya podido hacerlo tan bien como un blanco es el pleno reconocimiento de la irrelevancia de la raza para dirigir los destinos de los Estados Unidos. Aquí se derrumbó un paradigma de los Estados Unidos blanca.

Ya el color no importa. Donald Trump no es más que una reacción a ese paradigma que se desvaneció en la era Obama y que muchos no están dispuestos a aceptar. He allí la causa por la cual hay que borrar el legado de Obama y reafirmar que solo un blanco es capaz de darle a los Estados Unidos su preeminencia y todo lo adelantado por Obama debe ser borrado de la historia política de los Estados Unidos.

Es allí donde el Obama Care, la DACA ( Acción diferida para los llegados a los Estados Unidos en la infancia), El acuerdo de Cambio Climático, El TPT (Trans-Pacific Partnership Agreement), El Acuerdo Nuclear con Irán, Las relaciones con Cuba, el desmantelamiento de las regulaciones de protección al Ambiente, Los entendimientos con Rusia a pesar de la invasión a Ucrania y las medidas sancionadoras impuestos por el gobierno anterior constituyen objetivos politicos relevantes por derogar.

Pero mas allá del interés racial a lo interno de los Estados Unidos entre el legado de un Presidente Negro y la esperanza blanca simbolizado por Donald Trump el resto de su discurso y su percepción de los grupos minoritarios en los Estados Unidos o su visión imperial es extremadamente sincera.

Hay aspectos de su discurso público que inclusive los medios informativos norteamericanos han pasado por alto. Trump en las Naciones Unidas inició su discurso alabando el incremento del presupuesto de sus fuerzas militares. En otras palabras tenemos los instrumentos para imponer la pax americana al mundo.

Afianza la tesis de que los Estados Unidos no puede vivir sin tener un enemigo al acecho. Sobredimensiona el peligro a su integridad territorial y a la paz mundial de dos países debilitados por las sanciones económicas .

Iran y Corea del Norte.

En realidad todo este discurso bélico cae en lo ridículo sin embargo la prensa norteamericana le sigue el juego y contribuye al lenguaje bélico promoviendo el escenario al establishment político norteamericano para la guerra.

Donald Trump no tiene careta.

No es hipócrita, refleja el accionar tradicional de la política exterior norteamericana sin tapujos ni cortapisas. La visión del blanco americano. Al establishment republicano como al liberal incluyendo la prensa y los think thanks americanos les molesta tanta sinceridad y transparencia en materia política.

Con Trump lo único que ocurre es que los Estados Unidos se desnuda ante el mundo, no en la portada de Playboy o Penthouse. Es el Presidente escogido por los propios americanos.