00:00:00
Publicado: 05/11/2021

Migrante centroamericano deja atrás ‘sueño americano’ para vivir el ‘sueño mexicano’

El camino de los migrantes con destino a Estados  Unidos suele ser complicado. En la imagen, Fernando Hernández va con sus compañeros de viaje en la parte superior de un tráiler (izquerda) y a bordo de un contenedor de tráiler (derecha). (Cortesía de Fernando Hernández)

By Julio Guzmán

Muchos migrantes centroamericanos sufren robos, abuso de autoridad y extorsiones en su éxodo hacia Estados Unidos. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dice el 42.2 por ciento de los migrantes que atraviesan suelo mexicano han sido víctimas de robo, seguido de secuestro (10.7 por ciento) y crimen organizado (10.2 por ciento).

Pese a los riesgos, Fernando Hernández, un joven de 20 años, egresado de la preparatoria, quería ir tras el sueño americano. En el camino, el sueño se adaptó.

La inseguridad y el desempleo en Honduras, su país natal, lo motivaron a partir de Santa Bárbara, una localidad ubicada a unos 200 kilómetros de Tegucigalpa, la capital del país, con rumbo a Estados Unidos.

El 15 de octubre de 2018, Fernando y tres amigos salieron de casa en busca de un autobús que los llevaría al país vecino, con la intención de alcanzar una caravana migrante, que se dirigía a Guatemala

Al penetrar la frontera, caminaron hasta alcanzar al contingente. Fernando llamó a su familia para avisar que se había sumado a la caravana, a la que cada vez se integraban más personas. Era el único de los cuatro que llevaba celular. Traía 500 lempiras (23 dólares), que gastó para el autobús.

Fernando se levantaba diario a las 5 a.m. para caminar junto al contingente. “Solo descansábamos 15 minutos por hora para aguantar todo el día. A veces uno que otro camión se detenía y nos daba ‘ride’ [los llevaba]”, dijo a Zenger.

Avanzaron hasta la frontera sur de México, donde ya los esperaban policías federales y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM). El puente fronterizo Rodolfo Robles estaba bloqueado por agentes, pero eran tantos que lograron cruzar.

Durante un viaje en carretera, Fernando vio morir a dos integrantes de la caravana, uno en Córdoba, Veracruz, y otro en el estado de Puebla.

“Veníamos en un tráiler de doble remolque, colgados. En un tope, el camión saltó y uno de los compañeros no venía agarrado bien y cayó. El remolque de atrás lo agarró con las llantas y todo el camión se paró. Se murió al instante. … Se siente feo porque puede ser tu amigo, el que viene a un lado o tú mismo”, dijo.

Al llegar a la Ciudad de México, la caravana se concentró en un albergue provisional que daba alimento y asilo a los inmigrantes. Según un censo del gobierno, había unas 5 mil 500 personas provenientes de diversos países, la mayoría de Honduras.

En la imagen Fernando Hernández junto a sus tres compañeros que salieron con él de Honduras, a su paso por la Ciudad de México. (Julio Guzmán/Zenger)

Ahí, uno de cuatro compañeros volvió a su país en uno de los camiones que puso la alcaldía de la ciudad con destino a Honduras. La nostalgia y la preocupación de su familia lo motivaron a abandonar el grupo.

Después, la caravana partió hacia Querétaro, donde el gobierno estatal puso camiones hacia Mexicali, una ciudad en Baja California, fronteriza con Estados Unidos.

Desde una moneda hasta un pedazo de pan, algunos mexicanos ayudaban a Fernando y sus amigos. Aun así, Fernando cuenta que durmió en las calles, pasó hambre por varios días y estaba en hacinamiento dentro de contenedores de tráileres.

“Una vez estábamos durmiendo en la banqueta y se vino la lluvia. Nos despertó; nos tocó pararnos y buscar otro lugar para no mojarnos. Recuerdo [que] sentí algo en el cuerpo. Dije, ‘hasta aquí voy a llegar’, como queriendo renunciar, pero yo pensaba en mi futuro”, dijo.

Veinte días después de recorrer 3 mil 735 kilómetros, llegaron a Mexicali. Ahí, uno de sus amigos trató de cruzar a suelo estadounidense, pero en su intento fue detenido y, más tarde, deportado a Honduras.

Tras aparecer en un programa de televisión local, donde expusieron su situación, Fernando y su único compañero que quedaba fueron contactados por un empleador para trabajar en el sector de la construcción. Al cabo de un mes, su compañero volvió a su tierra natal. Extrañaba a su esposa e hijos.

En 2019, Fernando se trasladó a Monterrey, Nuevo León, en busca de otro proyecto de trabajo. El aumento de deportaciones de migrantes en esa época como parte de las políticas migratorias del presidente estadounidense Donald J. Trump hizo que esperara más tiempo en México.

En Monterrey, vivió con compañeros en una casa que rentaban entre todos. “Ahí, estuve durmiendo dos meses en el piso. Cuando ahorré mi dinero, me compré mi cama y me fui a rentar a un cuarto y ya fui conociendo la ciudad”, dijo.

Tiempo después de entrar a trabajar para una compañía de televisión por cable, conoció a una chica mexicana y se fue a vivir con ella. Esto cambiaría su destino.

“Salí del trabajo normal y cuando llegué a casa, tenía un arreglo que iba a ser papá. Viene un hondureño en camino. Llevaba tres meses y medio de embarazo. En ese momento fui la persona más feliz del mundo. Sentí bonito”, dijo.

Fernando Hernández, de origen hondureño, y su pareja, de origen mexicano, contrajeron matrimonio y están por convertirse en papás. (Cortesía de Fernando Hernández)

Fernando replanteó su vida y eligió vivir su sueño en México. En agosto de 2021, se casó con su pareja y hoy, los dos trabajan para dar un mejor futuro a su hijo. No descarta viajar a Estados Unidos, pero bajo otras condiciones, como turista. Mientras, espera resolver su situación migratoria en México.

“Ya con el bebé, no pienso irme porque no lo pienso dejar. Quiero lo mejor para él, que tenga mamá y papá. Una familia. No lo quiero dejar y sí, pienso ir algún día [a Estados Unidos], pero arreglando mis papeles, con una visa de turista”.

Para sus amigos, verlo lograr sus sueños fuera del país que lo vio nacer es una lección. Gibson Estanley Rodríguez, uno de los compañeros que salió con Fernando de Honduras, tenía como meta llegar a Estados Unidos. En el camino valoró otras cosas.

“Pienso que a veces llegar a Estados Unidos es la meta, pero al final no es el objetivo. Uno quiere buscar estabilidad económica, estabilidad emocional, y Fernando pudo conseguir todo eso. Me alegro como amigo y sé que irá formando otras amistades”, dijo a Zenger.

Muchos migrantes pierden la vida en el camino. La familia de Fernando agradece que siga con vida y pueda alcanzar sus objetivos. Tiene la esperanza de verlo a más de tres años de su partida.

“Fernando, siendo el hermano menor, me enseñó valentía, coraje y toma de decisiones en pro de buscar una calidad de vida mejor. Aprendo que los sueños se buscan y, con sacrificio, se pueden alcanzar. Fer y nosotros como familia mantenemos una comunicación constante y lo anhelamos volver encontrar”, dijo a Zenger Jerar Hernández, hermano de Fernando.

Fernando no olvida el difícil camino por el que pasó. Cuando puede, apoya a migrantes en una situación similar a la suya. Dice que lo más importante es creer en uno mismo y no desistir hasta alcanzar los sueños.

“Todo es una reflexión de superación, de no rendirse, creer en uno mismo, que uno sí puede y lo logra. No importa lo que me digan los demás’. Cuando estaba allá no tenía nada y dije, ‘me voy a superar y salir adelante’. En todo el camino me sentía mal por mi familia, mi madre, abuelos que lloraban. Decían que me regresara, sentía feo, pero no me di por vencido y lo logré”.

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas

The post Migrante centroamericano deja atrás ‘sueño americano’ para vivir el ‘sueño mexicano’ appeared first on Zenger News.

Migrante centroamericano deja atrás ‘sueño americano’ para vivir el ‘sueño mexicano’.

Read more: Migrante centroamericano deja atrás ‘sueño americano’ para vivir el ‘sueño mexicano’

Más en Zeta

  • Los mandó de vacaciones

    24 November 2021
    Tras la denuncia de la exministra Lucy Molinar por lo que dijo el testigo protegido, Euro14 (Abra...
  • Lo declaran derrotado, pero…

    14 November 2021
    En política nadie está muerto. Sin embargo, las huestes de Yanibel Ábrego se declaran ganadores e...
  • No subieron la loma

    31 October 2021
    Los promotores de la Constituyente se quedaron sin subir la loma. No lograron las firmas requerid...
  • El fallo pendiente

    17 October 2021
    Hay un fallo pendiente, que interpuso la defensa del expresidente Ricardo Martinelli, sobre la no...

    Email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.