Portada

Ideas para un nuevo gobierno

EBRHAIMAVAST.jpg
Pin It

ZETA, (EBRAHIM ASVAT).- Nuestro gobierno es mediocre, incapaz, lento y sin dirección. Muchas de las inconformidades que genera la población y por ende a todo gobierno es la frustración ciudadana frente a los servicios públicos.

Si los gobiernos pudieran entrenar a los funcionarios a ofrecer un buen servicio con eficiencia, prontitud, racionalidad podrían disminuir la constante presión ciudadana.

Lo importante es inculcar en el funcionario que su misión es servir al ciudadano. Es el dueño del Estado. ES quien paga los salarios. Es quien debe recibir la atención del gobierno. De otra forma no hay manera de mejorar los índices de popularidad o percepción ciudadana.

Nuestro país tiene una planilla burocrática enorme.

Sin embargo, no se explica el mal servicio. Instituciones con más planilla que inversiones y presupuesto de operación. Otros con falta de personal. Se debe recomponer la composición de personal en el gobierno. Lo podemos hacer sin despedir a nadie.

La idea no es despedir personal. El propósito es asignarle una función a cada funcionario.

Y si ello requiere un entrenamiento básico pues demos esa oportunidad. Desde mantener las ciudades limpias hasta mejorar los servicios públicos de salud, educación y atención ciudadana, todos podemos ser partícipes funcionales. 

La revolución en el servicio público es posible.

Hay ejemplos de instituciones eficientes. Recuerdo hace unos meses felicitar a la Dirección de Pasaporte por el excelente servicio que brindan. Y deben existir otras instituciones similares. Lamentablemente no es la conducta regular en todas las instituciones del Estado.

Y allí radica una de las grandes tareas del próximo gobierno. Hace unos días hablaba con un productor de exportación agrícola. Quejándose pues el gobierno no le paga los certificados de fomento a la exportación y que le adeudan cientos de miles de dólares ya de varios años.

De que vale abrir oficinas en Rotterdam o Shanghái cuando el gobierno no está en capacidad de cumplir con las propias leyes de incentivos. El ciudadano que tributa y tiene un crédito fiscal, derecho a una exoneración, no le registran un pago de impuestos.

Resolver estos temas es de meses y años. Los ciudadanos que tienen una casa y no gozan del título de propiedad. El trámite de titulación es una odisea. Las solicitudes de citas médica, los insumos necesarios para una intervención quirúrgica, los medicamentos.

Somos incapaces de resolver estos temas a pesar de los millones de dólares invertidos año tras año.

El ciudadano sostiene un Estado ineficiente e indiferente. Como no estar frustrado y distanciarse de sus gobernantes.

https://www.facebook.com/notes/ebrahim-asvat/ideas-para-un-nuevo-gobierno-aprender-a-prestar-un-buen-servicio-p%C3%BAblico/2019156721438315/

Pin It

Tags: Ebrahim Asvat