rsflogo cpj ipi insi ifex2 ifj wanifaaministia2 oea2

Portada

Consensos…Constituyente…Progreso

Pin It

ZETA, (CRISTÓBAL SILVA).- El nuevo Presidente electo Nito Cortizo, del partido PRD, tiene una gran tarea de reconstrucción nacional por delante. Por suerte, el Sr. Cortizo se ha dado cuenta que para poder iniciar este mandato que le ha otorgado el pueblo mediante las elecciones pasadas, necesita alcanzar consensos con todas las fuerzas vivas del país.

De esto ha hablado en varias ocasiones luego de su triunfo electoral. Los consensos, no solo serían con los gremios empresariales, de trabajadores, profesionales en general y hasta jubilados. Esta no es una idea nueva, sino es la forma más eficiente de llegar a acuerdos aceptados por la mayoría de los afectados por las decisiones que se tomen como gobernante.

La forma más efectiva, pacífica y democrática para generar cambios trascendentales, como lo es la refundación de la nación, es una Asamblea Constituyente. Tal como se ha hecho en otras sociedades, como la de España después de Franco, donde se reunieron los líderes políticos para llegar a un consenso que desembocó en el conocido “Pacto de la Moncloa”, mediante el cual se proponía reconstruir el Estado de Derecho luego de una dictadura. Hasta los comunistas participaron en un intercambio de concesiones para lograr un Gran Concordato.

Con esta Constituyente a la española, se establecieron los principios para realizar un programa económico y político para estabilizar la administración de un país fragmentado, el cual estaba acechado por la pobreza y las sombras de inestabilidad social. Esta situación guarda similitudes con lo que tenemos hoy día en nuestro país, aunque algunos lo rebatan por favoritismo político.

El Sr. Cortizo parece estar al tanto de los cambios inminentes que necesita la debilitada institucionalidad del país. Reorganizar el Seguro Social, fortalecer y modernizar el sector educación, rescatar el sector agro, el alto y creciente desempleo, acortar la brecha en la distribución de la riqueza, reorganizar el Poder Judicial y levantar del piso al pisoteado Estado de Derecho, reorganizar las estructuras del Poder Legislativo y del mismo Ejecutivo, entre otras tantas necesidades. Todo este conjunto de aspectos que afectan el Progreso Nacional deben ser analizados desde le óptica de una Constituyente, por la diversidad de los temas y el alcance de los mismos.

Dado el propósito de una Constituyente, no se puede argumentar que la misma desestabilizaría el país, creando caos e incertidumbre que ahuyentaría la inversión interna y externa. Nada más alejado de la realidad que persigue este tipo de acciones. Proponer reformas parciales es equivalente a un efecto de “parcheo”. Hay que proponer Progreso, no más de lo mismo. Aconsejamos, como ciudadano preocupado, al nuevo Presidente no caer en este tipo de trampas. El país hoy necesita cambios fundamentales, no cosméticos. Le tomo su palabras Sr. Cortizo.

Pin It

Cristóbal Silva