Portada

Cuarentena, despidos y futuro

ZETA, (JAMES APARICIO).- Está ocurriendo en todo el mundo. El nuevo coronavirus golpeó el corazón sanitario y económico de los países y Panamá no ha escapado de ello.

Miles de contratos han sido suspendidos, más de 42,000 hasta la segunda semana de abril.

Igualmente, miles de trabajadores independientes y profesionales de clase media se han quedado sin ingresos, ni posibilidades para pagar sus hipotecas, autos, obligaciones personales y la educación de sus hijos.

El Estado y el gobierno en particular serán claves para rescatar econonómicamente a amplios sectores que generan empleos de forma masiva y sostenida.

Los panameños sabemos que no será fácil, pero también esperamos que los planes que el gobierno ha definido se apliquen con rapidez, una vez se comience a levantar la cuarentena.

Necesitamos que todas las licitaciones sean revisadas para que aumente la participación de las empresas panameñas.

Hay que reactivar los proyectos de infraestructura paralizados y comenzar a licitar, con empresas nacionales, la construcción de carreteras, puentes, caminos, vados y obras de infraestructura.

El nuevo puente sobre el Canal, la Línea tres del Metro, el Corredor de Playa, la reparación de las principales carreteras del país, la terminación de los seis hospitales que el gobierno de Juan Carlos Varela dejó paralizados, incluyendo la Ciudad de la Salud, permitirá inyectar vigor a una economía doblegada por la pandemia.

Con estos pasos recuperaremos los empleos perdidos y se fortalecerán las actividades que hoy están paralizadas.

Así mismo, todas las compras, concursos y licitaciones que se hagan en el futuro deben ser, en este periodo, para grupos panameños si es que queremos hacer rodar con velocidad la rueda de la economía.

Todos estamos preparados para la reconstrucción.

El éxito dependerá del empuje de las autoriades, Eel liderazgo del los tomadores de decisiones, del compromiso ciudadano y una aianza firme con la empresa privada, generadora de riqueza, empleos y prosperidad.