James Aparicio

¿Se entienden las reformas a la Constitución?

ZETA, (JAMES APARICIO).- La falta de información, el pobre debate y la pésima divulgación han permitido que la discusión y aprobación del paquete de reformas a la Constitución, propuesto por la Concertación Nacional, esté en la tarjeta de tiro.

En este proceso, los diputados por un lado y el gobierno por el otro, no tuvieron la capacidad y me atrevo a especular, el interés, para dar a conocer con amplitud lo que se llevó a la Asamblea, lo que surgió de las consultas y lo que se fue aprobando.

Es evidente que hay una visión distinta entre el Órgano Ejecutivo y el Órgano Legislastivo sobre las reformas y una opinión muy clara de la sociedad de aquello que cree hace falta o no es aceptable.

De cien reformas que los diputados incorporaron, quedan pocas.

Sin embargo, con la manzana de la discordia con el gobierno, la concertación y el resto de la sociedad.

Ha faltado más diálogo y consulta.

Hay tiempo para ello. Pero no debemos creer que las protestas de las últimas semanas son de una minoria controlada, pagada o manipulada.

Existen  sentimientos encontrados en gran parte del país y en una generación que no acepta la corrupción, el clientelismo y la impunidad.

Se hacen propicios los puentes, los entendimientos y acercamientos para que el texto constitucional que se lleve a un referendo, tenga el visto bueno de los ciudadanos.

Es evidente que hay varios países en relación a la nueva constitución nacional Unirlos, acercarlos, entenderlos y consensuarlos es el reto pendiente.

Add a comment

James Aparicio,., Reformas a la Constitución Política de Panamá

Los dos lados de un fallo

ZETA, (JAMES APARICIO).- Ricardo Martinelli es hombre libre. El cuarto jurado de este sonado juicio, los ciudadanos en la redes sociales se dividieron con el fallo.

Martinelli tiene un liderazgo en amplios sectores cimentados en Cambio Democrático y ese es un elemento clave para entender el momento actual.

Pidió respaldo al nuevo gobierno, para recuperar la economía, y lanzó duras críticas a Juan Carlos Varela, su enemigo personal.

Pero también, delineó lo que parece ser una estrategia política hacia el 2024.

Martinelli sabe que no puede retirarse de la política. Es por eso que irá por el control de CD, cueste lo que cueste, tras confirmar una y otra vez que Rómulo Roux, uno de sus ministros, le dio la espalda, lo que el exmandatario califica como una traición.

La gira nacional que anunció Martinelli y la decisión de crear una fundación para ayudar a los detenidos y reactivar otra para ofrecer becas escolares, tienen un solo fin: recuperar el corazón y el voto de la mayoría de la población.

CD ganó, en este elección pasada enlas zonas más populares del país, en el atlántico, San Miguelito y la capital.

El final estrámbotico del juicio lo convirtió otra vez en una estrella de rock de la política criolla.

El juicio mostró varias verdades.

Se uso el poder y el Consejo de Seguridad Nacional para espiar a opositores y rivales sin tener un delito al frente o una orden judicial.

La información logrado se divulgó de forma ilegal para presionar o chantajear a los adversarios y los recursos del Estado sirvieron para tal fin.

El equipo para pinchar se lo robaron y nadie sabe dónde están, aunque hay pruebas que se pagó con dinero público.

Sin embargo, desde el principio se cometieron muchos errores que incluyeron los problemas con la imputación, la debilidad de la custodia de las pruebas, la independencia del testigo estrella que fue nombrado en Washington con un jugoso salario y lo que pareció falta de pericia de los fiscales para sostener la teoría del caso.

Por más que no te guste el personaje, la justicia no se puede sustentar en la violación de procedimientos y derechos.

Los Códigos, los pasos y las reglas fueron creadas precisamente para impartir justicia sin imponer el criterio personal.

Son los testimonios, pruebas bien logradas y la investigación de los representantes del Estado lo que valen.

Si todo eso se hace mal, el resultado no será favorable para el que acusa.

Dictado el fallo, hay que respetarlo.

Add a comment

Panamá, Ricardo Martinelli, James Aparicio,.

Para los próximos años

ZETA, (JAMES APARICIO).- A partir del próximo 1 de julio, el país debe inaugurar un gobierno que tiene como reto principal unificar al país y promover consensos estratégicos para enfrentar las demandas ciudadanas y los cambios que necesita el país.

La recuperación de la economía doméstica, las reformas urgentes a la Caja del Seguro Social, la inversión en educación, cultura y deportes y la estabilidad de la situación financiera de las familias son una prioridad.

Ningún plan o proyecto será posible o tendrá éxito sin la participación de la mayor cantidad de sectores políticos, sociales, económicos y empresariales.

Construir una nacion incliyente, de progreso y oportunidades es una exigencia que hacen los panameños desde hace mucho tiempo.

Que los próximos cinco años sean de prosperidad es la principal obligación.

info@horacero.com.pa

Add a comment

James Aparicio,.

Comunicar e informar en la era de los Social Media Workers

ZETA, (JAMES APARICIO).- Desde 1980 cuando la UNESCO dio a conocer el Informe McBride (un solo mundo, voces múltiples) y se difudieron los conceptos teóricos de McLuhan sobre la educación, la tecnología y la comunición, la democratización de la información es una realidad.

En estos tiempos en los cuales los ciudadanos exigen transparencia y lo quieren saber todo, las prohibiciones en nombre de la Seguridad Nacional, Secretros de Estado o discrecionalidads de los gobiernos, está en posición de jaque mate.

El irlandés Sean McBride introdujo una discusión mundial sobre el impacto que tendría la tecnología (entonces llamada informática), el acceso de los países pobres y subdesarrollados a ella y su derecho a construir arquitecturas comunicacionales propias, en una época donde capitalismo, comunismo, dictaduras y regímenes autoritarios se imponían y definíanlos modelos políticos y económicos.

Para el canadiense Marchal McLuhan, y su afirmación de "el medio es el mensaje", el intercambio de información, y el uso de la tecnología para la educación, abrieron el camino para entender lo que vivimos hoy.

Presidentes informando sobre asuntos de Estado en tuiter,figuras públicas dando a conocer su vida íntima en Instagram y radicales difundiendo la ideología del terror en Facebook, se han convertido en realidades que desafían las reglas establecidas durante gran parte del siglo XX.

Hace veinticinco años, el acceso a la información pública o privada de los "personajes" relevantes del gobierno, sector privado, espectáculo e inclusive del propio periodismo profesional, estaban restringidas.

Los "topos", disidentes o demócratas con una pizca de preocupación se convertían en fuentes anónimas del periodismo o de la comunicación formal y tradicional.

El cibernauta, el obligado usuario de las redes sociales, abandono el correo electrónico, por plataformas a las cuáles se accede con facilidad y se manejan, en tiempo real, desde un dispositivo móvil celular, sin mayores contratiempo que tener acceso a internet.

Una gran falla de los políticos, es creer que la información se puede esconder.

Todo, en los tiempos que vivimos deja rastros y tiene su huella.

Es por eso que la transparencia es la mejor herramienta para tener éxito comunicando, sobretodo si se trata de asuntos públicos.

Las redes sociales trajeron el acceso en segundos, pero también nos planean los desafios de la información oportuna, la desinformación y la percepción que está crea con pocas palabras, un comentario, foto, meme o video.

En los últimos diez años, los gobiernos y muchos miembros de la clase política fracasaron en su propósito de informar porque no tuvieron una estrategia y por supuesto una planificaci´n.

La comunicación e información de los asuntos públicos no es un acto de buena fe.

Por el contrario, se diseñan. En eso no ha cambiando ni la teoría, forma o técnica.

Cuando un país, marcado por la pluralidad, recibe información a tiempo, bien explicada y sin manipulaciones, la posibilidad de una opinión adversa se reduce.

Hoy, existen los medios tradicionales, todavía poderosos o influyentes porque se convierten en guiones, bitácoras con agendas informativas; los comentaristas, reporteros, corresponsales de prensa extranjera, fotógrafos, caricaturistas, camarógrafos y una nueva generaación que accede a sitios en las redes sociales, que informan, critica, censuran y someten a un feroz sarcasmo, todo lo que nos rodea.

Son los Social Media Workers, sin los parámetros que se impuso el periodisma profesional y  en la gran mayoría de los casos sin límites, aunque lo que divulguen o publiquen cause un daño irreversible, injustificado o innecesario.

Treinta y nueve años después del informe McBride y de la difusión masiva de los conocimientos y de McLuhan y otros teóricos y académicos, pasamos del control mediático a una apertura sin control.

Eso es bueno y tambien es malo, porque siempre deben existir limites éticos y barreras legales que eviten el abuso, la mentira o la desinformación.

El reto es entender la tecnología y sus canales y ponerla al servicio de la sociedad y sus ciudadanos.*El autor es periodista.

Add a comment

James Aparicio,.

Taiwán se ganó el derecho a participar en la Asamblea General de la OACI

jamesaparicio1ZETA, (JAMES APARICIO.- El próximo 27 de septiembre y el 7 de octubre, la Organización de Aviación Civil (OACI) se reunirá con sus 191 Esstados miembros, en una Asamblea General.

Es el momento precisó para convocar a la República de China (Taiwán) a participar, por su peso en la aviacióon civil internacional, a participar como miembro con plenos derechos.

Taiwán ha sido excluida de la OACI durante décadas, una discriminación influeciada por la disputa política de décadas con China Popular.

Desde el año 2013 cuando el presidente del Consejo de la OACI invitó al el director general de Administración Aeronáutica Civil de Taiwán (CAA) a participar en la Asamblea General del organismo, el país asiático ha mostrado su importancia en actividades aéreas y su seguridad a nivel regional e internacional.

Taiwán solicitó formalmente en agosto pasado, su participación en la 39 Asambla General de la OACI, que se realizará en Montreal, Canadá.

Desde 1971, Taiwán no participa en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ni en sus organismos, luego que la representación de la República de China (Taiwán) quedará en manos de la República de China Popular o China Continental.

El gobierno taiwanés y su cancillería han sido claros al afirmar que Taiwán quiere participar en todas las deliberaciones de la OACI "en la responsabilidad de salvaguardar la seguridad de la aviación regional y global".

Sobre los cielos de Taiwán se realizan 1,53 millones de vuelos controlados y se transportan no menos de 58 millones de pasajeros.

La OACI sabe que es ineludible incluir a Taiwán entre la lista de países miembros por su estratégica posición en la aviación mundial en en particular en Asia, donde limita con otros importantes aeropuertos en Fukouka, Manila, Hong Kong y Shangai en Japón, Filipinas y China Continental.

La seguridad aérea, los servicios de navegación, la seguridad, los asuntos económicos, y los temas de medio ambiente que se abordarán en la Asamblea General de la OACI, competen a todas las nacionales, incluyendo a Taiwán.

Las cifras son contundentes: Taiwán tiene capacidad para atender, al mismo tiempo 14 rutas internacionales y 4 nacionales; 56 países han firmado acuerdos de servicios aéreos; y 74 líneas aéreas ofrecen sus servicios desde y hacia Taiwán.

El aeropuerto internacional de Taoyuan en Taipei, ocupa el décimo primer lugar en transporte de pasajeros y quinto moviendo carga; mientras que Eva Air y China Airlines están en los rangos 24 y 43 en el volumen de pasajeros que movilizan y en el sesto y décimo quinto puesto por los volúmenes de carga que mueven en el mundo.

Desde 2009, los vuelos entre China Continental y Taiwán, aumentaron desde tres rutas, lo que dio al volumen de pasajeros otro elemento más de juicio a favor del ingreso del país asiático a la OACI y su participación,sin limitaciones, en la Asamblea General.

Add a comment

OACI,, Asamblea General,, Aviación Civil Internacional